La educaion en el virreynato

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1470 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 18 de octubre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Educación en el Virreinato de la Nueva España
La educación, en cualquiera de sus niveles, es un proceso social y humano, cuyo ejercicio generacional se fija en usos y costumbres que adquieren un gran arraigo en la escala educacional, por esto, en ocasiones los esfuerzos del conjunto de actos e instituciones del pasado, se pierden rápidamente, en ocasiones en tan sólo una generación.
Esto puedesuceder, no obstante, que hayan tenido excelentes resultados, tal es el caso de las escuelas «Casa Amiga de las Obreras», instituidas durante la administración Cardenista; que ya para la década de los años 70 habían disminuido dramáticamente su inicial prestigio, y con ello también lo hizó su número y la prioridad de su existencia en favor de la enseñanza primaria para las zonas de bajos recursoseconómicos.
Es así como en 1536, con sesenta estudiantes en un inicio, se funda el Colegio de Santa Cruz de Tlatelolco al lado del convento de los franciscanos, en lo que es hoy la capital de México. Bajo la dirección de religiosos, se enseñaba lectura, escritura, gramática latina, retórica, filosofía, música y medicina mexicana, con maestros como García de Císneros franciscano y primerprovincial de México; fray Juan Focher, doctor en leyes y fray Juan de Gaona de la Universidad de París.
El virrey Antonio de Mendoza favoreció con gran empeño este colegio ya que esperaba la paz y progreso en la colonia y la propagación del cristianismo por los esfuerzos de los hijos de aquel colegio1.
En el convento de San Francisco de México, el monje franciscano fray Pedro de Gante, funda una escuelaen donde acudían hasta 1000 niños, a quienes se enseñaba lectura y escritura, latín, música y canto.
La disposición real para recoger y sustentar por cuenta del gobierno a los niños mestizos hijos de españoles abandonados por sus padres, fue el origen del establecimiento del colegio de San Juan de Letrán, aunque posteriormente se aceptarían otros niños cuyos padres enviaban a instruirse, con unaexistencia de tres siglos. Se nombraron tres teólogos para este colegio, los cuales enseñaban doctrina y gramática latina, así como la obligación de trabajar la gramática y vocabulario indígenas. Los alumnos de Letrán estaban divididos en dos clases: «los que no manifestaban capacidad para las ciencias eran destinados a aprender oficio y primeras letras en el colegio, donde podían permanecer hastatres años; los de ingenio suficiente, a razón de seis por año (sic), escogidos entre los más hábiles y virtuosos, seguían la carrera de las letras durante siete años»2
Para las niñas mestizas abandonadas, Antonio de Mendoza funda un asilo, donde aprendían «artes mujeriles como coser y bordar, instruyéndose al mismo tiempo en la religión cristina, y se casan cuando llegan a la edad competente»3.Posteriormente también se comenzó a recogerse a niñas españolas.
Una vez transcurrida la breve etapa colonial en que la educación estuvo en manos de religiosos, el uso de esta clase de enseñanza empezó a ser reemplazado hasta cierto punto por quienes se conocieron como los «Maestros de Barrio» al grado de que hacia el año de 1600 se promulgó la primera ordenanza sobre educación primaria de que setiene noticia en la Nueva España.
Diez cláusulas integraron la Ordenanza de los «Maestros del Nobilísimo Arte de Leer, Escribir y Cantar». A partir de dos maestros reconocidos por el cabildo como «los más peritos y expertos que hubiere» se podía avalar las solicitudes de los maestros con escuela y en caso de ser capaces, extenderles su «carta de examen».
Como en toda ordenanza, se señalaban ciertasrestricciones: no ser negro, ni mulato, ni indio, sino español que pudiera acreditar sus «costumbres morales»; que aquellos que siendo maestros tuvieran como recurso complementario poseer tienda de legumbres o de mercadería; no podían obtener carta de examen al no ser aceptable entremezclar el noble arte de la enseñanza con la práctica de la vendimia.
Una más era que el maestro titulado, —o sea...
tracking img