La empresa: historia de una idea revolucionaria; john micklethwait, adrian wooldridge

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 50 (12487 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
ÍNDICE

Introducción

Utopía S.A.

1. Mercaderes y monopolistas (3000 a.C.- 1500 d.C.)



El efecto Rialto

La base de datos de Datini

Corporaciones y gremios



2. Imperialistas y especuladores (1500-1750)



La honorable compañía

Por la patria y el rey

John Law y el dios Mammón

La burbuja del Mar del Sur y el carrusel de los tontos

Un cuerpo sin alma3. Un parto largo y doloroso (1750-1862)



Esclavistas e industriales

La alternativa estadounidense

Consolidación de la independencia empresarial

E1 efecto Middlemarch

El gran debate de la era victoriana

Un nuevo tipo de organización



4. El ascenso de las grandes empresas en Estados Unidos (1862-1913)



El ferrocarril vino primero

Minoristasfrente a fabricantes

Todo bajo un mismo techo

La reacción

La popularidad de la compañía



5. El ascenso de las grandes empresas en Gran Bretaña, Alemania y Japón (1850-1950)



Tierra de esperanza e historia

Pocos pero buenos

El surgimiento de la industria alemana

El zaibatsu japonés





6. El triunfo del capitalismo gerencial (1913-1975)



Larevolución de Sloan

Los gerentes

Tres debates definidores de la compañía

Imperialismo empresarial

El hombre de la organización y la benevolencia estadounidense



7. La paradoja de la compañía (1975-2002)



Viva la compañía

La desarticulación de la compañía

Redada de sospechosos habituales

Bárbaros y fondos de pensiones

Silicon Valley

Desarticulada, planay sin fronteras

Capitalismo regulado

8. Las multinacionales: agentes de influencia (1850-2002)



Las primeras incursiones en el exterior

Un imperio propio

La multinacional multicultural

La gran antipática



Conclusión. El futuro de la compañía



Tres mundos posibles

Una franquicia amenazada

INTRODUCCIÓN

UTOPÍA S.A.

La noche del 7 de Octubre de1893 se estrenó una opereta en un teatro abarrotado del West End Londinense. William S. Gilbert y Arthur Sullivan eran los titanes de la cultura popular victoriana.

Para aumentar la expectación, los dos autores se habían peleado un par de años antes, en parte porque Sullivan apuntaba más alto que la simple ópera cómica, y parecía que la larga colaboración de la pareja tocaba su fin, peroentonces volvieron.

Uno de los objetivos de Utopía S.A., o Las flores del progreso, no era la risa fácil, sino la sociedad anónima de responsabilidad limitada.

La opereta de esa noche se burlaba de la idea de que las sociedades anónimas estaban barriendo todo lo que tenían delante, enriqueciendo de paso a los inversores.

Pese a sus puyazos, Utopía S.A., llevaba implícita una clara nota detriunfo. Era una celebración de otra de las curiosas invenciones victorianas que cambiaron el mundo. Las nuevas sociedades mercantiles alumbradas por la Ley de 1862, y las imitaciones surgidas en otros países, daban paso a la primera gran era de la globalización.

Arrancaban a millones de personas del campo, y cambiaban su modo de alimentarse, trabajar y divertirse. Erigían los primeros rascacielosde oficinas en Manhattan y expoliaban el Congo Belga. Combatían con los sindicatos y desafiaban a los políticos.

Hegel predijo que el elemento esencial de la sociedad moderna sería el Estado; Marx, que sería la comuna; Lenin y Hitler, que sería el partido. Antes que ellos, una serie de santos y sabios aseguraban lo mismo respecto a la parroquia, el castillo feudal y la monarquía.

La granafirmación de este libro es que todos se equivocaron.

La estructura más importante del mundo es la sociedad mercantil, la base de la prosperidad de Occidente y la mejor esperanza para el futuro del resto del mundo.

De hecho, para casi todos los mortales, la única institución que disputa a la empresa nuestro tiempo y energía es una que damos todos por sentada: la familia.

Las sociedades...
tracking img