La encíclica “laborem excercens”: propuesta para la dignificación del trabajo y de la persona que trabaja

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3321 palabras )
  • Descarga(s) : 21
  • Publicado : 8 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA ENCÍCLICA “LABOREM EXCERCENS”: PROPUESTA PARA LA DIGNIFICACIÓN DEL TRABAJO Y DE LA PERSONA QUE TRABAJA

ÁLVARO JARAMILLO RAMÍREZ
ajaramillo99@gmail.com

ESCUELA DE TEOLOGÍA, FILOSOFÍA Y HUMANIDADES

1. EL SENTIDO DEL TRABAJO Y DE LA PERSONA

El sistema económico que ya se impuso en el mundo globalizado es el capitalismo, que pone como fin el lucro y la competencia. Pero, a pesar deeste tipo de este tipo de sistemas económicos, el objeto de la economía tiene que seguir siendo la formación de la riqueza y su incremento progresivo en términos cuantitativos y cualitativos, es decir, estar orientado al desarrollo global y solidario de la persona y de la sociedad en la que vive y trabaja. Cuando la economía se desarrolla solo para generar la riqueza material, se genera unasociedad de mero consumo y una ética de tipo individualista. Uno de los aportes del pensamiento social de la Iglesia es la formación y promoción de la persona para que, se supere ésta ética meramente mercantilista.

“La profunda y rápida transformación del mundo moderno pide urgentemente que no haya ni uno solo que, despreocupado de la marcha de los tiempos o indolente en su inercia, se entreguea una ética meramente individualista. Hoy el deber de justicia y de caridad lo cumple el hombre cada día mejor si, contribuyendo al bien común según su propia capacidad y las necesidades de los demás, promueve también y favorece las instituciones públicas o privadas que, a su vez, sirven para transformar y mejorar las condiciones de vida del hombre.”[1]

Observamos, entonces, que el capitalismoen el siglo XX, va en contra de la persona. Porque éste, en lugar de estar basado en la donación está basado en la acumulación. Esta mala posesión se demuestra en lo que Mounier denomina los “tres principios de la moral social capitalista”[2]: uno es la primacía de la producción. La producción no está al servicio de las necesidades humanas, sino al revés. El capitalismo se ha convertido en unjuego perverso de creación de necesidades artificiales, “al que el hombre debe someter sus principios de vida”. El otro es la primacía del dinero o capital, que no está al servicio del trabajo, sino al revés. Y el tercero, la primacía del beneficio. El beneficio no está en función de la producción, sino al revés. El beneficio es una riqueza que acumula alguien que no la ha creado, y no la necesita.Ésta es, para Mounier, la síntesis de la injusticia capitalista.

Vista de esta manera, la economía debe desarrollarse y construirse poniendo como fin último a la persona.

2. PERSONA, TRABAJO Y CAPITAL

Si un justo orden de valores es el que respeta la primacía de la persona sobre las cosas, puede establecerse también la primacía del trabajo sobre los medios de producción o capital, que endefinitiva no son más que un conjunto de cosas obtenidas con el paso del tiempo a través del trabajo. La globalización ha puesto desmedidamente su axioma de competir para triunfar, y la realización y felicidad del hombre se ha identificado –casi exclusivamente- a la consecución y acumulación de riquezas.

“Reconocemos, entonces el principio enseñado siempre por la Iglesia de la prioridad del‘trabajo’ frente al ‘capital’. Este principio se refiere directamente al proceso mismo de producción, respecto al cual el trabajo es siempre una causa eficiente primaria, mientras el capital, siendo el conjunto de los medios de producción, es sólo un instrumento o la causa instrumental. Este principio es una verdad evidente, que se deduce de toda la experiencia histórica del hombre.”[3]

Laprimacía del trabajo lleva necesariamente a una segunda primacía: la de la responsabilidad personal sobre el aparato anónimo. Importa más la persona en su integralidad que el mismo trabajo y el capital.

“El capitalismo, dice Mounier, “ha disuelto a la persona patronal en la sociedad anónima irresponsable, sometida al poder anónimo del dinero. Ha oprimido toda empresa bajo el poder de esta...
tracking img