La eneida

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (864 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
En frente, tendido en su cueva, el enorme Cerbero atruena aquellos
sitios con los ladridos de su trifauce boca. Viendo la Sibila que ya
se iban erizando las culebras de su cuello, le tiró una tortaamasada con
miel y adormideras, la cual él, abriendo su trifauce boca con rabiosa
hambre, se tragó al punto, dejándose caer enseguida y llenando con su
enorme mole toda la cueva. Al verle dormido,Eneas sigue adelante y
pasa rápidamente la ribera del río, que nadie cruza dos veces.

En esto, empezaron a oirse voces y lloros de niños, cuyas almas
ocupaban aquellos primeros umbrales; niñosarrebatados del pecho de
sus madres, y a quienes un destino cruel sumergió en prematura muerte
antes de que gozaran la dulce vida. Junto a ellos están los condenados a
muerte por sentencia injusta.Dan aquellos puestos jueces designados
por la suerte; el presidente Minos agita la urna, él convoca ante su
tribunal a las calladas sombras, y se entera de sus vidas y crímenes.
Cerca de allí estánlos desdichados que, vencidos de la desesperación y
aborreciendo la luz del día, se quitaron la vida con su propia mano.
¡Ah, cuánto darían ahora por arrostrar en la tierra pobreza y duros afanes!pero los hados no lo consientes, y las tristes aguas del lago Estigio,
con sus nueve revueltas, los enlazan y sujetan en aquel odioso pantano.
No lejos de aquí se extienden en todas direcciones losllamados Campos
Llorosos, donde secretas veredas que circundan una selva de mirtos,
ocultan a los que consumió en vida el cruel amor, y que ni aun en
muerte olvidan sus penas; en aquellos sitiosve Eneas a Fedra, a Procis
y a la triste Erifile, enseñando las heridas que le hiciera su despiadado
hijo, y a Evadne y a Pasifae, a quienes acompañan Laodamia y Ceneo,
mancebo en otro tiempo, yahora mujer, restituida por el hado a su
primitiva forma.

Entre ellas vagaba por la gran selva la fenicia Dido, abierta aún en
su pecho la reciente herida. Apenas el héroe troyano llegó junto a...
tracking img