La entrevista

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2091 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La entrevista
Yo soy el que nadie busca, el que nadie conoce…
El aire fresco de la madrugada, compañera de mis ojos que apenas distinguen en la obscuridad…siempre pensando en lo que a nadie le importa, en lo que tengo que decir apenas tenga que salir el sol…
Según usted, como fue su inicio?
Cual inicio?
Su venida al mundo, a este donde nadie lo conoce
Mi nacimiento?
Si, disculpe que no mede a entender…
En realidad, no lo puedo saber bien, sólo se que fue en una casa muy pequeña, la cual según se estaba repleta de rendijas, por donde se había metido la neblina, talvez por eso me dijo mi madre que no había podido verme al momento de nacer, un piso de tierra, y pues nada, así fue.
Crecí entre los caminos de tierra, encalzonado como todos los indios que vivimos aquí en esta tierra.

Hoy dos sueños fueron reales antes de tiempo, aquella persona que he visto anoche, y el dolor intensos que he padecido, han sido reales en el mismo momento del sueño…

Ha pasado mucho tiempo, lejos de casa, lejos de la tierra, lejos de la familia, de los amigos, de los cerros verdes, de los ríos, de las veredas, de las aventuras infantiles. Me pregunto si regresaré como me fui, si regresarécon la misma vida, si me alcanzará el tiempo de vida para volver a vivir y reponer todo este tiempo tan lejos…
Recuerdo aquella borrachera inocente a los diez años, algunas tardes después de corretear una pelota de hule, cerca de nuestro gran estadio que no era más que un corral sin usar para caballos, había un pequeñísimo e insignificante negocio de tepache y cashxtila, esos jugos derivados dela caña de azúcar, donde pasábamos a ayudar a empujar el gran madero de unos 10 metros que servía como palanca para que los engranes del trapiche exprimieran hasta los últimos jugos de las cañas… al terminar, el dueño nos invitó en jarros de barro un poco de aquellos destilados, me atreví a probar ese jugo dulce, el cual al ser niño agradó a mi paladar y sin desfachatez, reclamé mi parte, ja, alpoco rato estaba mareado y no podía caminar del todo bien, sin embargo, para mi saber, faltaba algo peor, al llegar a casa me esperaba mamá, traté de ocultarle mi ebriedad, pero como una gran experimentada madre, comenzó a hacer preguntas las cuales terminaron en una gran regañiza y al término de esta, sus Grandes carcajadas.
Recuerdo la vez que estuve a punto de ahogarme, como siempreacostumbrábamos, al salir de clases corríamos media hora por una vereda hasta llegar a un rio llamado por nosotros “ofranoga” que a decir verdad o se llamaba así, según mi abuelo, cerca del rio vivía un tal Wulfrano, por lo tanto en la lengua náhuatl, al lugar se le llamaba así Wulfranoga, pero nosotros le llamábamos ofranoga, como lo habíamos escuchado decir a las personas adultas. Al llegar, nos encueramosy todos se echaron a nadar, yo al no ser un experimentado nadador, quise rodear la balsa por las piedras resbalosas, y meterme por la orilla, sin embargo resbale y caí a un pocito , pensé que moriría pues no sabía nadar del todo bien, trague agua por la nariz y comencé a sudar frio al pensar que no regresaría a casa, sin embargo al darme cuenta podía tocar el fondo con mis pies y mi cabezasobresalía, recobré la calma y con mucho esfuerzo salí, respiré tranquilo al darme cuenta que nadie lo había notado, cuando preguntaron que hacía en el pozo, contesté que me metí sólo para saber que tan profundo era y baya que averigüé que tan profundo era ese pozo…
Interminables vivencias pasamos en aquel lugar donde todos nacimos, conocíamos hasta la última vereda, conocíamos hasta el último árbolfrutal enclavado en cualquier monte de la región, a donde acudíamos en tiempo de frutos para treparnos y pasar toda la tarde atascándonos de las frutas, regresábamos todos panzones y sucios, con los pantalones rotos entre la entrepierna al no tener cuidado al subir los árboles, algunos perdíamos nuestros huaraches y ya sabíamos que al llegar a casa recibiríamos como mínimo un varazo en el culo…...
tracking img