La Escuela De Campo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 19 (4632 palabras)
  • Descarga(s): 0
  • Publicado: 11 de diciembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
MATERIA: Historia De La Educación En México

TEMA: Resumen De La Escuela Del Campo
Y El Maestro De La Escuela

LIC. En Educación Primaria


GRADO Y GRUPO: 1°A

La escuela del campo.
Si la escuela de la ciudad se hallaba en el estado que he descrito, puede considerarse el atraso espantoso quecaracterizaba a la escuela del campo, es decir, la escuela de las poblaciones pequeñas y de las aldeas.
Ahí no había instrucción, ni moral, ni nada que preparara un porvenir mejor a la juventud.
Es preciso advertir, que una población se consideraba muy feliz con tener una escuela miserable; y que los pueblos de indígenas que son los más numerosos en la república, carecían las más veces de ella; porconsiguiente el indio jamás aprendía a leer, y eso explica su estado actual de barbarie y abatimiento.
En algunos pueblos de indígenas solía haber escuela, es verdad; pero en ella solo se enseñaba la doctrina cristiana, o para hablar con más propiedad, los rezos más insignificantes y que se hacían recitar de memoria a los niños, que los aprendían como papagayos, y que los olvidaban pronto. Estosrezos eran el bendito, el padrenuestro, el credo, el ave María y los mandamientos de la santa madre iglesia. Como no se les enseñaba al mismo tiempo el castellano el aprendizaje de estos rezos era perfectamente inútil, pues no los comprendían; y si a esto se añade, que nunca los curas predicaban sino sermones sobre la obligación que tenía su rebaño de pagar las obvenciones parroquiales, los diezmos yprimicias, los responsos y la contribución anual para la fiesta del santo patrón; se comprenderá el porqué la raza indígena permanece en la idolatría más repugnante.
Para mí, la escuela es el único medio de lograr este objeto esencial.
Yo sé muy bien que los primeros misioneros españoles que vinieron a la colonia recién conquistada, animados de un espíritu verdaderamente evangélico, que acababade inspirar en España la reforma trabajosa del cardenal Jiménez de Cisneros, ministro de los Reyes católicos, procuraron con celo ardiente instruir a los indios, no sólo en las nuevas doctrinas de la religión, sino también en las artes liberales. Con tal mira, se dieron a aprender los diversos idiomas del país, trataron de conocer las costumbres e inclinaciones de estos pueblos, improvisaban unatribuna en medio de los tianguis o mercados, como el padre Benavente llamado Motolinia, o abrían escuelas como la de Tlatelolco y de Letrán, en la que el padre Gante enseñaba a los niños convertidos la lectura, la escritura y la música.
El misionero que descuidando los bienes mundanos, y atento solo a su tarea apostólica, se veía obligado a deshacer su hábito de tosca lana gris, para volver acardarlo, a tejerlo y a teñirlo de azul, so pena de andar desnudo, no existía ya… en su lugar se presentaba el cura apoyado por el encomendero y trayendo un arcabuz junto a los santos oleos, en la silla de su mula. Levantándose el palacio del obispo, declarase inútil la escuela, y en su lugar se colocó en la plaza el brasero de la inquisición. No había ya necesidad de enseñar cuando podía quemarse:la convicción era inútil desde el momento en que el tizón hacía temblar al indio ignorante y humilde.
El maestro de escuela era regularmente un pobrecillo mestizo que había aprendido a leer en la ciudad, y a quien la miseria obligaba a hacer la última trampa al diablo, como se decía entonces, convirtiéndose en maestro de escuela. Además, desempeñaba por necesidad el empleo de sacristán notario delcura, es decir, amanuense, algunas veces secretario del subdelegado o del alcalde, y no pocas mandadero. Barría la iglesia, arreglaba los ornamentos, confeccionaba las ostias, ayudaba la misa, era cantor, componía el monumento del jueves santo y el Belén en la noche buena, enseñaba a rezar a las novias, doctrinaba a los mancebos, y en sus horas de ocio el infeliz tenía la obligación de divertir...
tracking img