La espada de los corazones

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (638 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
L a espada de los corazones
Había una vez, un príncipe sin castillo ni reino, sin sirvientes ni corona. Era un príncipe muy solitario. Poseía unos ojos verdes y salvajes, como una ráfaga de vientoen un bosque. Sus largos cabellos negros eran como la oscuridad pura. Él no tenía padres. Nadie sabía de dónde venía ni adónde iba.
Una noche sin luna, el príncipe en su caballo negro encontró unlugar lleno de luciérnagas y decidió pasar allí la noche. Ante él se apareció un conejo rojo.
-¿Cuál es tu sueño- pregunto el extraño animal.
- Mi sueño es conquistar el mundo- respondió pensando queera un sueño.
-¿Quieres que la gente te obedezca, te respete o te tenga miedo?- siguió preguntando el conejo, con una luz en su mirada.
-Ninguna- dijo el príncipe.
El animal lo miro con extrañeza.-Quiero conquistar sus corazones- rio el príncipe.
-Si me das tu corazón, lo hare realidad- respondió por fin luego de pensar.
-No, gracias. Los sueños se hacen realidad con esfuerzo y dedicación,por algo son sueños y no deseos- le dijo con amabilidad el joven.
El conejo enojado, se fue de la misma forma que vino.
Un noche con luna llena, caminando tuvo la desgracia de encontrarse con unGriss. Los Griss son perros enormes con ojos como el fuego, cuando se encuentra a uno se dice que tu muerte está asegurada. Entonces el príncipe comenzó a batallar contra el enorme Can.
La velocidad delanimal era monstruosa, el príncipe estaba sangrando. Cuando el Griss iba a efectuar el golpe final, el príncipe cerró los ojos. Pasó un largo momento y el príncipe no sintió nada. Entoncescomprendió, la criatura no podía atacarlo al tenerlos cerrados. Ya que los Grisses son criaturas muy orgullosas, este no lo atacaba. Mantuvo sus ojos así por días, el Griss no se iba.
Cuando el príncipeestaba a punto de morir, entonces la bestia con una sonrisa maliciosa por fin partió.
Cuando abrió los ojos, no le quedaba mucha vida. Miro a un costado y ahí estaba, el conejo rojo mirándolo....
tracking img