La esposa ejemplar

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 207 (51681 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA ESPOSA EJEMPLAR

ESTA ES UNA HISTORIA DE LA VIDA REAL, LA COMPARTO CON USTEDES PUES ES MUY IMPACTANTE, ESPERO LES GUSTE; ESTA DIVIDIDA POR CAPITULOS QUE EN TOTAL SUMAN 22.
QUE LA DISFRUTEN.

I
Estaba como asfixiada y tenía que tomar aire... Alcé la cara y me ví reflejada en el espejo que tenía al frente mío; si me comparo con la mujer que era 4 años atrás, no me hubiera reconocido jamás.El sudor me caía por la espalda hasta llegar a mis voluptuosas nalgas. Mientras tanto, un tipo me lo metía por detrás, estrellándome los testículos contra mi culo en cada embestida. De repente volví a la realidad...
"Múevete más rápido perra inmunda! No he pagado toda esta plata para hacer todo el trabajo yo!", gritó el hombre que me comía. Se notaba que le excitaba hablarme sucio, porque todoel tiempo me decía "perra", "zorra", "prostituta barata", "sucia", ETC... Sin poner reparos incrementé el movimiento de mis caderas para darle más placer. Su verga salía y entraba hasta mi matriz. Al ratico la sacó y me volteó para metérmela por delante mientras me tocaba las tetas y me mordía los pezones. Seguía y seguía insultándome hasta que, finalmente, se vino adentro del condón (las putascaras lo hacemos con él). Se lo quitó y me dijo que si me tragaba la leche del preservativo me daba 50.000 pesos más de propina. Sin dudarlo un segundo me la tragué porque necesitaba la plata.
Mi cliente se puso tan, pero tan arrecho, que se emparoló de nuevo diciéndome que me quería comer por detrás. Le puse otro condón utilizando mi boca y unos instantes después la sentí de un solo empujón por miculo. Levanté mi cara otra vez, y me vi gritando con aquel animal perforándome los intestinos, empapada en sudor y con el maquillaje todo corrido. A los quince minutos eyaculó de nuevo y me tomé hasta la última gota de sémen del caucho; luego le limpié la verga con mi lengua haciendo pequeños círculos. Estábamos en un hotel de 5 estrellas cerca al Parque de la 93 y el tipo me había pagado paraestar conmigo toda la noche. Como estaba tan cansado de trabajar y tirar conmigo, se quedó dormido; así que aproveché y prendí un cigarrillo. Allí, fumando y mirándome en el espejo, empecé a recordar todo lo que me ha pasado en estos últimos 4 años...

Me llamo Paulina, y esta es mi historia:

Siempre fuí la típica niña bien, de clase alta, estudié en el Mary Mount de Bogotá, hija única (mi mamádespués de tenerme se quedó sin la posibilidad de tener más hijos). Después entré a la Javeriana y terminé Derecho, haciendo finalmente una Maestría en Boston; esto me abrió las puertas para trabajar en una importante auditora. Aparte, con las palancas de mi papá, gané desde el principio un buen sueldo. A mi esposo Sebastián, lo conocí a los 18 años, se puede decir que era el amor de mi vida, mide1.82 cms, pelo castaño, buen cuerpo, es Ingeniero y trabajaba por aquellas épocas en una Multinacional. Nos casamos cuando cumplimos los 25. Yo nunca había estado con otros hombres, y a los 10 meses de matrimonio tuve un niño. Se puede decir que éramos la familia perfecta, vivíamos en un apartamento divino en Los Rosales, teníamos muchacha, hacíamos el amor cada 15 días, los domingos íbamos aalmorzar donde nuestras familias, ETC... Yo sabía llevar la vida profesional con la familiar de manera ejemplar: me levantaba a las 6:30 A.M. a bañar el niño, vestirlo, darle el desayuno y llevarlo al Jardín. A las 6 de la tarde lo recogía y lo llevaba al parque a jugar, o nos íbamos al apartamento y me ponía a hacer la comida. También limpiaba lo que la empleada del servicio no dejaba bien.
Despuésdel parto, me dí cuenta que la regla no me llegaba de forma puntual cada mes sino que se retrasaba o se anticipaba. Esto me preocupaba porque quería tener otro bebé dentro de un par de años y no sabía si podría. Un septiembre, después de vacaciones, decidí ir al ginecólogo, sin saber que esto me cambiaría la vida de forma irreversible... Cuando ví por primera vez a Diego (así se llama), me...
tracking img