La etica de einstein

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1395 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Se ha celebrado recientemente en el Kursaal donostiarra un congreso con motivo del cincuentenario de la muerte de Albert Einstein que contó con la presencia de seis premios Nobel. Me importa aquí destacar la faceta política de Einstein como personalidad pública y que, al margen de su indiscutible valer y valor científico y, según lo que he leído, no se conoce tanto. Me guiaré y basaré en el textode Fred Jerome de quien algo reseñé en estas páginas hace unos meses en este año 2OO5 dedicado por la UNESCO a la Física.
Lo primero que me choca es que apenas he leído unas líneas -salvo esbozos y escorzos y porfías- sobre el compromiso político y social de este gran hombre cuyo rostro vemos en camisetas como al Che con el pelo desgreñado y sacando la lengua a un fotógrafo. Yo creía que sehablaría más de su entronque con los problemas de su tiempo. Pero no, ya veo que no. Creí que, después de 50 años, lo «desclasificarían». Poco menos que se sigue presentando a Einstein como un amable profesor permisivamente absorto en su nube, ya que su cerebro se movía en un plano más alto que el común de los mortales sin tiempo para preocuparse y ocuparse del mundo menudo (o menudo mundo). Y, sinembargo, Einstein dijo en varias ocasiones que: «Mi vida está dividida entre las ecuaciones y la política». No, entiéndase, la «política» profesional sino en el sentido aristotélico, es decir, social, de «animal social» que vive en sociedad y le resulta imposible y hasta impensable» sustraerse a ella y, además, se implica cuando lo cómodo, para él, efectivamente, hubiera sido pescar apaciblemente yvivir en una nube y responder al típico y tópico estereotipo del sabio nefelibata (que diría Rabelais). Vayamos al grano.
La única parcela de la vida de Einstein que han silenciado sus biógrafos aunque no he leído nada de Gerald Holton es su actividad política. Fue pacifista, internacionalista, antirracista y socialista (no, comunista no, qué alivio).Y, sobre todo, un activista que comentabacorajudamente los acontecimientos de su época. Pero desde que murió en l955, todo esto de esfumó para quedar de él sólo el icono de sabio (despistado, por supuesto) en las nubes como si fuera Fred McMurray. Todo falso.
Ya en l895 (nació en l879, en Alemania), con l6 años, Einstein renunció a la nacionalidad alemana y se trasladó a Suiza para no hacer el servicio militar obligatorio en los ejércitosdel káiser. Se nacionalizó suizo al acabar sus estudios y fue en Suiza donde desarrolló parte de su obra más importante en física teórica sobre electrodinámica de los cuerpos en movimiento y el concepto de «éter», sustancia que entonces se creía que llenaba el espacio. En l905, hace cien años, elaboró su célebre teoría especial de la relatividad.
Einstein volvió a Alemania convencido por MaxPlanck donde vivió la I Guerra Mundial que lo convirtió en antimilitarista e internacionalista. Al principio, Einstein atribuía las guerras únicamente a la locura o la maldad humana pero pronto reparó en los factores económicos y políticos.En l92l obtuvo el Premio Nobel que no se lo dieron antes por,sencillamente, ser judío. A comienzos de l932 pidió un boicot económico internacional contra Japón paraoponerse a la invasión de Manchuria. No paraba de alentar a la juventud a rechazar el servicio militar. Propuso su particular «solución» llamada del 2% frente a la guerra que consistía en que bastaría en que el 2% de los jóvenes llamados a filas se negara a combatir para que los gobiernos se vieran impotentes: no se atreverían a enviar a tanta gente a la cárcel. Durante su visita en l93l a losEstados Unidos se incorporó al comité Theodor Reiser (un escritor socialista) en defensa de los «chicos de Scottsboro», nueve afroamericanos falsamente acusados de violación y condenados a muerte en Alabama.
Todos estos inocuos escarceos le empezaron a mosquear al FBI y, en especial, a su mandamás J.Edgar Hoover (epígono preferido de Palmer, secretario de Justicia americano,amén de cuáquero, pero...
tracking img