La evidencia biblica historica de la salvacion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 490 (122284 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
SÉ PUES CELOSO
Y
ARREPIÉNTETE,
PUEBLO MÍO
(R. J. Wieland)
Centinela Nocturno: Poema……………………………………………………………2
Prefacio…………………………………………………………………………………..3
Introducción………………………………………………
1. Un fax llegado del cielo……………………………………..
2. ¡Ni una sola expresión de encomio!.......................................
3. La iglesia como cuerpo de Cristo……………………………
4. Cristo,chasqueado……………………………………………
5. Un difícil problema para Dios…………………………………
6. El arrepentimiento sin precedentes del Día de la Expiación….
7. El arrepentimiento de Jesús por pecados que no cometió……
8. Cristo llamó al pueblo judío al arrepentimiento nacional……
9. ¿Cómo selló su suerte la antigua nación judía?.......................
10. La urgencia del llamado de Cristo al arrepentimiento……….
11.El problema práctico: ¿Cómo puede arrepentirse una iglesia?......
12. Lo que nos enseña nuestra historia denominacional…………….
13. Arrepentimiento corporativo: la senda del amor cristiano……….
Apéndice A……………………………………………………………
Apéndice B……………………………………………………………
Apéndice C……………………………………………………………
Apéndice D……………………………………………………………

Centinela nocturno
Señor, esta noche me conduelo por ti.Soy un hijo privilegiado, duermo seguro, satisfecho;
Nada amenaza, ninguna llaga de abandonado doliente
en solitario lecho, quiebra mi saludable bienestar;
No respiro la angustia aterradora del corazón herido de muerte.

Ningún pobre africano ensucia mi ventana
con sus enfangadas manos, ni mira al interior
con ojos enfermos de hambre y desamor.
¡Pero los hay a miles alrededor de tusventanas!
Ningún maldito y desheredado de casa y familia
me reclama el césped para hacer su cama esta noche.

Ningún sollozo desconsolado me estremece desde antros de vicio,
ni me alarma el gélido lamento del suicida en su último gesto,
No me aflige el jadeo de ningún soldado herido lejos de su tierra.
No me perturba el ruido del frenazo, el choque, y el silencio
que sigue, en la calleensangrentada. Ni siquiera llego a imaginar
la razón de las lágrimas tras la puerta de enfrente!

Pero durante las horas que las estrellas velan, tú no puedes dormir.
Tú no puedes pasar a la otra acera, ni mirar hacia el otro lado.
Tú recoges cada punzada de dolor, y cuentas nuestros suspiros.
Tuya es la agonía torturadora de sentir nuestra tragedia universal.
Señor, esta noche me conduelo por ti.Pero ¿qué debo hacer yo? ¿Cuál es mi parte?
–Robert J. Wieland

PREFACIO
Este reducido volumen trata del problema fundamental de la motivación del corazón. Escudriña los rincones de la conciencia adventista y destaca el llamamiento final del Testigo Fiel. Tras 6.000 años de espera, el Salvador suplica por última vez. Durante más de un siglo hemos desoído esa súplica.
La verdad que debe probaral mundo al fin del tiempo, no ha sido aún apreciada. El pueblo escogido de Dios tampoco ha sido todavía verdaderamente probado por ella. ¿Durante cuánto tiempo continuaremos como si nada ocurriera?
Algunos en la iglesia dicen que la persecución puede resolver nuestro problema espiritual. ¿Pero es la persecución la causa, o la consecuencia del reavivamiento y reforma entre el pueblo de Dios? ¿Dequé manera encaja la persecución en el día de la expiación, que durante años hemos considerado vital para el ministerio final del Testigo Fiel?
Por otra parte, si es el enemigo de Dios el que desencadena la persecución, ¿a qué está esperando?
No somos el primer pueblo en haber malinterpretado el mensaje enviado por Dios. Los judíos de antaño agraviaron al Mesías debido a la seguridad que teníande comprender, cuando en realidad no comprendían. El rechazo del llamado al arrepentimiento –por parte de la nación judía– difícilmente pudo traer mayor quebranto al corazón de nuestro Salvador que la respuesta tibia e ignorada de la última de las "siete iglesias" de la historia.
Los judíos esperaban que el Hijo de David tomase el trono y el cetro de forma esplendorosa. Su rechazo...
tracking img