La evolución y el hombre

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1774 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA EVOLUCION BIOLOGICA DEL HOMBRE

El problema científico de la evolución biológica de] liombre nea ‘ita SC u estudiado desde una doble vertiente. Primero como fi noineno histórico, que requiere del análisis comparativo d la lormas que se bali sucedido en el espacio y en el tíen Po 1 a partes de la biología del hombre qu.e nos inform ~n sobí este partícula.r son : la Paicoantropologia, quecsttulí u s 1 oi fi ¿1$ íosiiles; la A litropúlogia prelii stórica e bistórí ca. que a ti cíide a fournas ni ás próximas a las a.ctu ales. s.l endo estas ib irías ohjeto de la Racíologia o Antropogral ¡ la segunda veil en te considera el fenórrieno en su a s pecto “enel i co analizando las causas determinantes de la. variabilida d bímana. Para. elio necesita del bagaje cierítifico que sum 1 a istra laGenética de poblaciones en general, a fin de aplicarlo a las especiales ciretínstatícias de las poblaciones humanas, tan cambiantes a lo largo de su evolución cultural.
-

El fenómeno evolutivo en su aspecto histórico.
No se pretende aquí hacer un resumen general de los hallazgos fósiles que nos conducen al hombre actual. En cambio,puede ser interesante dar una idea de cómo queda planteada lafilética humana a la luz de los más recientes estudios. Durante los últimos decenios y especialuiente en la segunda mitad del presente siglo, se han producido una serie de hallazgos fósiles que nos permiten señalar, con mayor prohabilidad, la línea evolutiva de la humanidad. Quedan naturalmente muchos huecos por llenar, pero estamos algo mejor que hace unos años, con pocos datosjugábamosacorístruir árboles filogenéticos, lógicamente con pocas probabilidades de acierto. Hoy seguimos teniendo dudas, porque nos falta aún mucha iiifor¡nación. Pero sobre todo hemos aprendido a ser más cautos, quizá más humildes ~, en definitiva, más científicos. Empecemos por señalar que ahora cuando se estudia un ejemplar fósil, se pielísa ya con criterio genético. Es decir, no se pierde de vista que aquelejemplar forrííaba parte de una colectividad con un complejo genotípico (Qenetic pool) Y, por lo tanto, con una variabilidad corno la que hallamos en las especies vivientes. Este criterio tan acertado ha permitido aclarar un poco la con[Ltsión que ofrecía la nomenclatura de los restos fósiles. Al no considerar la variabilidad genética ~ quizá también un poco por la satisfacción de poner un nombre aun hallazgo propio, se había llegado a una extraordinaria proliferación de géneros y especies totalníente absurda. En el año i963, Sirnpson habla (le un verdadero caos en la nomenclatura paleoantropológicas y este mismo ano Canípbell señala que se habían creado 110 especies correspondientes a diferentes géneros. De acuerdo con el criterio antes señalado se ha intentado una simplificación dentro (letan diversa nomenclatura. Sin entrar en deta]les, señalemos que hoy parece predominaí- la idea de aceptar para la Familia Horninidae dos géneros: Australopuhecus y ¡lomo. El género Australopithecus constituye un estado evolutivo dentro del cual se incluyen principalmente los antiguos géneros Austraiopithecus, Pieasianthropus, Varamrthropus y Zinjanthropus. En este estadio, que se extiendeprincipalmente a lo largo del Pleistoceno inferior y parte del níedio, se había alcanzado la postura erguida (esto queda fuera de toda duda) cuando la cefalización aún era incipiente.


La evolución biológica

De acuerdo con las opiniones de varios especialistas, parece que pueden distinguirse dos especie-~: robustas y africamis. l.~a primera de aspecto tosco y la segunda más grácil en general. Sepiensa que A.robustus podría ser una línea al)crranie destinad a a extingu irse. ínientra.s que A .étri cas de la capacidad craneal. Esto quiere decir que sin grandes var’ acioníes en la longitud del cráneo se observa, un a ni tictl lt~ csUt dio di? 1O~Itt5 i óí) c~~~~ tu Ja bugí aid del e tú— neo con la longitud de la cara. (prosti o-bus i o) y pe mu ite ñím p roba.r que el paso de los...
tracking img