La familia de pascual duarte

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4019 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
1. Síntesis de la novela
Nota del transcriptor
Un transcriptor anònimo justifica por qué dedide llevar a la imprenta las memorias de Pascual Duarte. El transcriptor explica cómo, cuándo y dónde había llegado hasta sus manos el manuscrito y la labor que ha realizado hasta dejarlo listo para poder ser editado.

Carta anunciando el envío del original
El 15 de febrero de 1937 Pascual Duarte,preso en la cárcel de Badajoz y condenado a muerte, escribe esta carta a don Joaquín Barrera López, de Mérida. En ella Pascual Duarte le anuncia el envío del manuscrito de sus memorias, le explica por qué y para qué las ha escrito y la causa de haberlo escogido a él como receptor de sus escritos.

Cláusula del testamento ológrafo otorgado por don Joaquín Barrera López , quien por morir sindescendencia legó sus bienes a las monjas del servicio doméstico
En la cuarta cláusula de su testamento, dado el 11 de mayo de 1937 en Mérida, don Joaquín Barrera López ordena que el paquete de papeles con el nombre Pascual Duarte que guarda en el cajón de su mesa de escribir sea dado a las llamas sin leerlo, y sin demora alguna, por disolvente y contrario a las buenas costumbres. De todas maneras,añade que si sin mediar malas artes el paquete se libra de la hoguera durante dieciocho meses, quien lo encuentre puede disponer de él libremente.

La dedicatoria de Pascual Duarte
Pascual Duarte dedica su escrito a la memoria del insigne patricio don Jesús González de la Riva, Conde de Torremejía, quien, al irlo a rematar el autor de este escrito le llamó Pascualillo y sonreía.Capítulo 1
Pascual Duarte comienza sus memorias defendiendo la bondad de su naturaleza y reflexionando sobre el papel del destino -nefasto en su caso- en la vida de los hombres. Pascual explica sus orígenes: había nacido, más o menos, cincuenta y cinco años antes en un pequeño pueblo caliente y soleado, bastante rico en olivos y guarros a dos leguas de Almendralejo. Después de darnos una visión de supueblo -de la plaza con el ayuntamiento, de la iglesia y, sobre todo de la casa de don Jesús, la única de dos plantas que había en el pueblo-, nos explica con detalle cómo era la suya, a unos doscientos pasos largos de las últimas del pueblo y en la que se podía vivir a resguardo de las nubes de la navidad, y a buen recaudo (...) de las asfixias de la Virgen de agosto. Por detrás del corralcorría un regato a veces medio seco y nunca demasiado lleno, cochino y maloliente al que Pascual acudía a pescar anguilas, unas anguilas que, según su mujer, estaban rollizas porque comían lo mismo que don Jesús, sólo que un día más tarde. De todas maneras, Pascual prefería la caza porque, a diferencia de la pesca, era un pasatiempos para hombres. Había tenido una perra perdiguera a la que llamabaChispa.

Capítulo 2
El padre de Pascual era portugués, alto y gordo como un monte, brutal y arbitrario, cristiano viejo, borracho y pendenciero, y con un estupendo bigote negro que se echaba para abajo desde que su estancia en la cárcel. por contrabandista, le había quitado cualquier gesto de arrogancia.

La madre, alta y chupada, era también desabrida y violenta, borracha, cruel y pocoamiga del agua.

Se llevaban mal mis padres; y a su poca educación se unía su escasez de virtudes y su falta de conformidad con lo que Dios les mandaba y cualquier oportunidad era buena para demostrarlo.

Su padre había querido que Pascual fuera a la escuela. Aprendió a leer y escribir, a sumar y a restar, y, con la ayuda de sun madre que: ... siempre que tenía ocasión, y aun a veces sintenerla, solía decirme que para no salir en la vida de pobre no valía la pena aprender nada. , la dejó a los doce años.

Entre tanto, Rosario, su hermana, había nacido durante un mes de julio o un mes de agosto.

Capítulo 3
Pascual la vió pegajosa y colorada como un cangrejo cocido. La colocaron en un cajón no muy hondo junto a la cama de la madre y el padre se sentaba en el suelo, a la...
tracking img