La familia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (272 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
CAPÍTULO 15: De la propaganda de la religión
Todos los pueblos de Oriente, excepto los Mahometanos, creen que las religiones son indiferentes en sí mismas.Lo que temen no es el establecimiento de otra religión, sino el cambio que produzca en el régimen gubernamental. En el Japón, donde son muchas las sectas ydonde el Estado ha tenido hace tiempo un jefe eclesiástico, no se disputa nunca sobre religión (1). Sucede lo mismo entre los Siameses (2). Los Kalmukos hacen más:es cuestión de conciencia para ellos el consentir todo género de religiones (3). En Calicut es regla de Estado que cualquiera religión es buena.
Pero de estono se deduce que una religión llevada de un país remoto y enteramente distinto en clima, leyes y usanzas, haya de tener el éxito que de su santidad podíaesperarse. Esto es aún más cierto en los imperios despóticos: se empieza por tolerar a los extranjeros, porque no se presta ninguna atención a lo que al parecer nomenoscaba la autoridad del príncipe ni ofende a su persona. Todo se ignora: por lo mismo un Europeo consigue hacerse grato con los conocimientos que divulga.Al principio todo va bien; pero cuando se notan los efectos, alguno sobresale y se suscita alguna dicusión, y como el Estado por su naturaleza lo primero quebusca es la tranquilidad, que puede ser destruída por cualquier turbulencia, proscribe inmediatamente la nueva religión y sus propagandistas. Luego estallan lasdisputas entre los que la predican, y surge el desagrado respecto a una religión en la que no están acordes los mismos que la propagan y la recomiendan (4).
tracking img