La felicidad desesperadamente

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2320 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA FELICIDAD, DESESPERADAMENTE

En el comienzo del libro el autor y filósofo, comienza a relatar las razones que tuvo para escribir el libro, pues comenta que el tema de la felicidad es un argumento que según muchos filósofos contemporáneos dejaron de darle su debida importancia, pues lo consideran un tema pasado, del que ya se habló lo suficiente, por lo que no merece la pena de ser discutidonuevamente. Aquí radica el que haya aumentado su interés por indagar profundamente en el tema.
André propone sus propios argumentos obtenidos de los diferentes filósofos de la antigüedad a los que el admiraba y que decidieron abordar el tema de la felicidad pues es el principal objetivo de la filosofía. De manera que todo filosofo, en su intento de alcanzar la sabiduría, por consecuencia debetratar de alcanzar también la felicidad, o parte de ella, ya que el filósofo, al hacer lo que le gusta y le proporciona cierto placer, se acerca de manera progresiva a su objetivo, la manera de ser más feliz.

I. La felicidad fallida o las trampas de la esperanza
André comienza con una pregunta muy buena, que nos llevará al momento culminante del capítulo (el saber reconocer cuando es una felicidadfallida o una vil trampa de la esperanza), pues comienza con la cuestión del porqué es necesaria la sabiduría y, así de fácil como nos hicimos la pregunta es la respuesta, porque simplemente no somos felices y además en cualquier momento debemos morir, ya que si fuésemos inmortales podríamos esperar que en cualquier momento de nuestra larga vida seremos felices o aun si fuésemos mortales perocompletamente felices, aceptaríamos la muerte y la vida tal coco son, finita y breve ; sin embargo como no lo somos, debemos aprender o intentar ser, de manera aceptable, felices en esta vida. ¿Y cómo lograrlo?, pues filosofando para intentar ser un poco más sabio, porque somos mucho más desgraciados, o mucho menos felices, de lo que los otros creen, y porque no hay grandes personas. Aunque… a veces, nosomos felices porque todo va mal, y en estos casos filosofar no es la principal urgencia, pues puedes tener mayores prioridades o preocupaciones como el estar en medio de una guerra o de una grave enfermedad. Sin embargo, no siempre todo va mal y aún así no somos felices, y lo que nos falta para serlo cuando lo tenemos todo para ser felices es, nuevamente, la sabiduría, es decir, el saber vivir.Y hay que conformarnos con una sabiduría no tan ambiciosa, que nos permita ser felices cuando no todo está bien, y aprender a vivir es más bien un arte o un aprendizaje para poder filosofar de verdad y que se nos haga demasiado tarde para aprender a vivir (no habiendo una edad fija para lograrlo).
Todos tenemos un deseo de felicidad, sin embargo este es frustrado, y es entonces cuando decimos quela felicidad se nos escapa, se nos pierde. Y esto pasa a partir del deseo pues la felicidad es lo deseable absoluto, ser feliz es tener lo que se desea. El deseo también es carencia ya que es lo que no se posee, lo que no somos y en este sentido, mientras deseemos lo que nos falta, está descartado que seamos felices, pues la carencia es el símbolo del sufrimiento. Deseamos lo que no tenemos ysolo nos queda sufrir por esa carencia, pero en cuanto un deseo es satisfecho, ya no hay carencia y, por lo tanto, ya no hay deseo, nos aburrimos y lo que nos queda es desear otra cosa, así en un círculo interminable.
La vida oscila, como un péndulo, entre el sufrimiento porque deseo lo que no tengo y sufro esa carencia; y el aburrimiento porque tengo lo que desde ese instante ya no deseo. Por estarazón hay dos catástrofes en la vida: 1) cuando nuestros deseos no son satisfechos y 2) cuando lo son.
Por la simple cuestión de que el deseo es carencia, y en la medida en que es carencia, la felicidad se nos escapa necesariamente, y aquí es cuando interviene las “trampas de la esperanza”, siendo la esperanza la carencia misma. Solo esperamos lo que no tenemos, y por eso somos tato menos...
tracking img