La filosofia para la humanidad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (974 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 11 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Había una vez, un niño que consideraba que su vida era muy difícil. A este niño, su alrededor lo iba cambiando todo el tiempo, lo cambiaba por dentro. Lo hacía cambiar de estado, empezaba el díainmensamente feliz, solo para que, al terminar el día, se duerma entre lágrimas.
Un día, estaba caminando frente a su casa, cuando por casualidad, encuentra a la muñeca más hermosa que él haya vistojamás. La muñeca tenía los ojos de un azul profundo, difícil de dejar de admirar. El cabello marrón simpáticamente peinado, realzando así el flequillo que tapaba su perfecta frente, pero dejando ver lahermosa palidez de su piel de porcelana.
Tomó en sus brazos a la hermosa muñeca y la llevó consigo. Al llegar a su casa, fue directo a su cuarto. Se sentó en su cama y miró detenidamente a la muñeca.Acarició la pálida mejilla y siguió admirando a aquella muñeca. Ésta, tenía expresión melancólica.
-Si eres tan linda, ¿Cómo alguien pudo haberte dejado tirada?-
La muñeca curvó la comisura de suspequeños labios.
-Capaz me estoy volviendo loco, ¡Juraría que me acabas de sonreír!- Se sorprendió él.
La muñeca sonrió aún más. El niño abrió ampliamente los ojos en su asombro. No podía sercierto. ¿Acaso podía sonreírle una muñeca?
-Talvez estoy algo cansado,- dijo. Acostando a la muñeca al lado de el en la cama. Esta noche, no lloró.
Al día siguiente se despertó con la muñeca sentada,parecía mirarlo detenidamente, la sonrisa aún más acentuada.
-Buenos días,- Le saludó él, como si la muñeca le pudiese contestar. Al darse cuenta de esto, soltó una risita. –Como si me fueses acontestar…-
-Buenos días,- Le contestó una pequeña y dulce voz. Alarmado, el niño se sentó buscando quién le había contestado, solo para darse cuenta de que fue la muñeca.
-¿Puedes hablar?-
-Entreotras cosas,- Le contestó ella. Su dulce voz hizo que el niño la quisiera abrazar. La tomó en sus brazos, mirándola como si fuese la primera vez. La sonrisa se acentuó aún más, y él, le sonrió...
tracking img