La filosofia y la pregunta por el ser

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5995 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La filosofía y la pregunta por el ser
Nuestro mundo, nuestra vida por tanto, es una realidad forjada por la inmensa y compleja trama de realidades que hemos llamado experiencia humana: el cuerpo, el lenguaje, los sentimientos y emociones, nuestras ilusiones, temores y esperanzas. A este mundo pertenece también nuestra experiencia de los demás, de la sociedad, de la historia y la cultura. Enfin, todo un ámbito de confines heterogéneos que, sin embargo, se unifican en su común pertenencia: son «nuestro mundo». Y, como nosotros, cada hombre tiene «su mundo».
Si la filosofía es reflexión sobre la experiencia humana, podríamos ya concluir que este propósito debe llevarse a cabo a partir de las exigencias del propio ser humano. Debiera preguntar, por tanto, por el sentido de las cosas encuanto «realidades para el hombre» -ser racional o razonable y libre-. Desde este punto de vista, la pregunta fundamental de la filosofía debiera ser: “¿qué sentido tiene para el hombre esta realidad (cosa, sentimiento, acontecimiento, persona, etc.)?”.
A pesar de la simplificación de la pregunta, la respuesta no resultaría fácil porque el hombre no existe. Existen los hombres. Y si bien escierto que el hombre puede ser racional o razonable y libre, los hombres no son racionales en muchas ocasiones, ni libres. O entienden, como todos los días debemos reconocer, la racionalidad y la libertad de maneras antitéticas. Chocan las de unos con las de otros. Por eso nada fácil tarea se le asignaría a la filosofía.
Fundar todo el sentido del mundo y de las cosas sobre el del hombre y, portanto, también el de éste sobre sí mismo, conduciría a un humanismo tan desprovisto de referencias (fundamentos o fines) que desembocaría en un anti humanismo. La unidad del hombre y su fortaleza se evidencian a cada paso imposible. ¿No es acaso el hombre, mejor, cada hombre, más un fragmento de su propio mundo que señor de él? Con razón Heidegger y Foucault rechazan este humanismo recalcitrante quese niega a reconocer que el hombre ni es tan dueño de su mundo ni señor de sí mismo como el humanismo clásico podía habernos hecho pensar.
Sin embargo, a pesar de la dificultad, es bien cierto que la filosofía tiene en el punto de vista de la libertad y de la razón, por muy condicionadas que ellas estén, su lugar más privilegiado para reflexionar el mundo. Las filosofías a partir del siglo XIX,generalizando aquí su acuerdo, dirigen sus empeños a contestar la pregunta por el sentido a partir del hombre. También para nosotros, la filosofía debe enfrentar todas las cosas con el hombre, entendido como ser libre y, por tanto, racional. Sin embargo, este empeño no puede llevarse a cabo sin condiciones y desde narcisismo de un hombre que se autoproclama único señor.
1. La filosofía comopregunta por el ser
A pesar de su “humanización” más moderna y contemporánea, la filosofía se configuró en su historia desde un presupuesto menos humanista. Y esto porque los seres, todo lo que puede ser experimentado, está dotado de una entidad o realidad que tiene sentido precisamente por ser algo real, independiente del hombre. Que sea el hombre quien «descubre» lo real a partir de su experienciano quiere decir que las cosas no tengan sentido por sí mismas. Este convencimiento impregnó la reflexión filosófica griega y, como su consecuencia, la filosofía occidental que -a pesar de su moderno giro antropológico- no abandona su orientación fundamental: preguntarse por el sentido de las cosas, de los seres, teniendo en cuenta que éstos, antes que objetos para el hombre, son algo con realidady sentido independientes de él.
Es esta orientación la que configuró a la filosofía como ontología, concepto que significa discurso sobre el ser. Con más propiedad, discurso sobre lo que es existente de manera real, que podemos llamar con más exactitud «ente». Entes, por tanto, son las cosas todas que tienen existencia concreta. Lingüísticamente, «ente» -lo que es, lo que está siendo- es la...
tracking img