La forja de un tunica negra

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 224 (55863 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
E-book by pipaES

2

PROLOGO

Han pasado muchos años desde que nos reunimos en mi apartamento para participar en una
sesión de juego. Por entonces, sólo unos pocos conocíamos Dragonlance, una criatura llena de promesas aún sin cumplir. Jugábamos la primera aventura de lo que finalmente acabaría siendo una experiencia maravillosa para millones de personas; pero esa noche, según recuerdo,apenas sabíamos lo que nos traíamos entre manos. Yo dirigía el juego siguiendo las anotaciones sobre reglas y diseño que había tomado apresuradamente. Tanto mi esposa como Margaret se encontraban entre los numerosos jugadores que se afanaban por descubrir a sus personajes concretando los imprecisos perfiles que les habíamos dado ¿Quiénes eran estos Héroes de la Lanza? ¿Cómo eran realmente?Estábamos en los inicios del juego cuando me volví hacia mi buen amigo Terry Phillips y le pregunté qué estaba haciendo su personaje. Terry habló y... el mundo de Krynn cambió para siempre. Su voz rasposa, el sarcasmo y la amargura que enmascaraban una arrogancia y un poder que no necesitaban exponerse de repente eran reales. Todos los presentes nos quedamos paralizados y aterrados. Hasta el día de hoy,Margaret jura y perjura que Terry vestía la Túnica Negra en la reunión de aquella noche. Terry Phillips había elegido a Raistlin como su personaje, y con aquella voz predestinada dio vida a uno de los personajes de Dragonlance más duraderos. Terry llegó incluso a escribir un libro de juegos donde se detallaban las pruebas que Raistlin tuvo que superar. Krynn —amén de Margaret y de mí mismo— tieneuna gran deuda de gratitud con Terry por darnos a Raistlin. Otros personajes de Dragonlance han de atribuirse a varios creadores, pero desde el principio Margaret dejó muy claro a todos los interesados que Raistlin era suyo y sólo suyo. En ningún momento nos opusimos a que se encargara del oscuro mago, todo lo contrario. Parecía ser la única capaz de apaciguar su carácter y calmar su menteatormentada. Lo cierto es que Raistlin nos asustaba al resto y nos mantenía a distancia. Sólo Margaret sabía cómo tender un puente para salvar aquella sima abismal que nos separaba de él. Ahora tenéis en vuestras manos la historia de Raistlin relatada por Margaret, la persona que lo conoce mejor. Tal vez este singular viaje no siempre sea agradable, pero sí una experiencia que merece la pena. Margaret hasido, invariablemente, una narradora magistral. Esta es la historia que siempre anheló contar. Y si Terry la está leyendo —dondequiera que se encuentre— le deseo paz. Tracy Hickman

E-book by Adrián Adanedher

3

Las aleaciones producidas por los primitivos fundidores... se hacían mediante el calentamiento de mineral de hierro y carbón vegetal en una forja u horno en el que se impelía airecon gran fuerza. Sometido a este tratamiento, el mineral quedaba reducido a un caldo de metal de hierro lleno de una escoria compuesta por impurezas metálicas y ceniza de carbón. Esta masa de hierro se sacaba del horno aún incandescente y se la golpeaba con pesados machos a fin de extraer la escoria y soldar y consolidar el hierro... De vez en cuando esta técnica de fabricación de hierro producía,por casualidad, un acero puro...1
1

Steel Product ion Microsoft® Encarta® Encyclopedia 1993-1995.

E-book by Adrián Adanedher

4

Libro 1 «El alma de un mago se forja en el crisol de la magia» Antimodes, de los Túnicas Blancas

E-book by Adrián Adanedher

5

1

Jamás llevaba puesta la blanca túnica cuando viajaba.
Muy pocos magos lo hacían en aquel tiempo, antes de que laterrible Guerra de la Lanza se volcara del caldero como aceite hirviendo y abrasara la campiña. En aquellos días, unos quince años antes de la guerra, se había prendido la lumbre debajo del caldero; la Reina de la Oscuridad y sus hordas habían encendido la chispa que inflamó la llama. Dentro del perol, el aceite, frío y negro, estaba inactivo; pero en el fondo empezaba a hervir lentamente. Casi...
tracking img