La formación del espíritu científico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3660 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA FORMACIÓN DEL ESPÍRITU CIENTÍFICO
Gastón Bachelard Buenos Aires, Siglo XXI editores, 1997 CAPITULO 1

LA NOCIÓN DE OBSTÁCULO EPISTEMOLÓGICO
PLAN DE LA OBRA 1 Cuando se investigan las condiciones psicológicas del progreso de la ciencia, se llega muy pronto a la convicción de que hay que Plantear el problema del conocimiento científico en términos de obstáculos. No se trata de considerar losobstáculos externos, como la complejidad o la fugacidad de los fenómenos, ni de incriminar a la debilidad de los sentidos o del espíritu humano: es en el acto mismo de conocer, íntimamente, donde aparecen, por una, especie de necesidad funcional, los entorpecimientos y las confusiones. Es ahí donde mostraremos causas de estancamiento y hasta de retroceso, es ahí donde discerniremos causas deinercia que llamaremos obstáculos epistemológicos. El conocimiento de lo real es una luz que siempre proyecta alguna sombra. Jamás es inmediata y plena. Las revelaciones de lo real son siempre recurrentes. Lo real no es jamás "lo que podría creerse", sino siempre lo que debiera haberse pensado. El pensamiento empírico, es claro, inmediato, cuando ha sido bien montado el aparejo de las razones. Alvolver sobre un pasado de errores, se encuentra la verdad en un verdadera estado dé arrepentimiento intelectual. En efecto, se conoce en contra de un conocimiento anterior, destruyendo conocimientos mal adquiridos o superando aquello que, en el espíritu mismo, obstaculiza a la espiritualización. La idea de partir del cero para fundar y acrecentar bienes, no puede surgir sino en culturas de simpleyuxtaposición, en las que todo hecho conocido es inmediatamente una riqueza. Más frente al Misterio de lo real el alma, no puede, por decreto, tornarse ingenua. Es entonces imposible hacer, de golpe, tabla rasa de los conocimientos usuales. Frente a lo real, lo "que cree saberse claramente ofusca lo que debiera saberse. Cuando se presenta ante la cultura científica, el espíritu jamás es joven. Hastaes muy viejo pues tiene la edad de sus prejuicio s. Tener acceso a la ciencia es rejuvenecer espiritualmente, es aceptar una mutación brusca que ha de contradecir a un pasado. La ciencia, tanto en su principio como en su necesidad coronamiento, se opone en absoluto a la opinión. Si alguna cuestión particular debe legitimar la opinión, lo hace por razones distintas de las que fundamentan la opiniónde manera que la opinión, de derecho, jamás tiene razón. La opinión piensa mal; no piensa; traduce necesidades conocimientos. Al designar a los objetos por su utilidad ella se prohibe el conocerlos. Nada puede fundarse sobre la opinión: ante todo es necesario destruirla. Ella es el primer obstáculo a superar. No es suficiente, por ejemplo rectificarla en casos particulares, manteniendo, como unaespecie de moral provisoria, un conocimiento vulgar provisorio. El espíritu científico nos impide tener opinión se cuestiones que no comprendemos, sobre cuestiones que sabemos formular claramente. Ante todo es necesario saber plantear los problemas. Y dígase lo que se quiera, en la vida científica los problemas no se plantean por sí mismos. Es precisamente este sentido del problema el que sindicael verdadero espíritu científico. Para un espíritu científico todo conocimiento, es una respuesta a una pregunta. Si no hubo pregunta, no puede haber conocimiento científico. Nada es espontáneo. Nada está dado. Todo se construye. Un conocimiento adquirido por un esfuerzo científico puede declinar. La pregunta abstracta y franca se desgasta; la respuesta concreta queda. Con eso, la actividadespiritual se invierte y se endurece. Un obstáculo epistemológico incrusta en el conocimiento no formulado. Costumbres intelectuales que fueron útiles y sanas pueden, a la larga, trabar la investigación. "Nuestro espíritu -dice justamente Bergson (1)- tiene una tendencia irresistible a considerar más claras las ideas que le son útiles más frecuentemente". La idea conquista así una claridad intrínseca...