La frasecita de goebbels y la fábrica de mentiras

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1710 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA FRASECITA DE GOEBBELS Y LA FÁBRICA DE MENTIRAS Semanas atrás, tres periodistas argentinos de considerable trayectoria, respondieron con términos de inusual gravedad a las repetidas acusaciones de un conocido panel de la TV pública. Uno se sirvió de expresiones como “basuras nazis” y “foro nazi-fascista”. Otro calificó el programa de “goebbeliano y perverso”. El tercero fue más explícito: “EsGoebbels puro. Repetir, repetir una mentira hasta que se torna verdad. Es el Manual Uno de Goebbels Uno”. Nombrar a los protagonistas o decidir si las acusaciones del panel eran o no falsas, sale del propósito de esta nota, que intenta abordar el caso como una patología de la circulación de dicursos. La banalización del apelativo “nazi” no es un privilegio de la incultura argentina, ni tampoco dela derecha política. En USA, los mismos términos fueron recientemente empleados tanto por demócratas (Steve Cohen) como republicanos (Sarah Palin), con el agravante de recurrir no sólo a Goebbels, sino también al holocausto y hasta al “libelo de sangre”. Las referencias a Goebbels apuntan siempre hacia una frasecita con múltiples variantes. La más vulgarizada tendría la forma de una consigna que sele atribuye: “Mientan, mientan (o calumnien, calumnien) que algo quedará”. En la fórmula “repetir una mentira” el acento no está puesto en “mentira” sino en “repetir”. Uno puede mentir sobre su adversario sin merecer el apelativo de “nazi”. En cambio, todo aquel que repite una supuesta mentira, cae automáticamente en el nazismo. A esa conclusión se llega a través de un encadenamiento de, almenos, tres presuposiciones infundadas: 1) que Goebbels dijo la frase que se le atribuye; 2) que toda palabra de Goebbels, por anodina que sea, pertenece al nacionalsocialismo, 3) que todo aquel que, adrede o no, cumple algo que dijo Goebbels, es nazi y justifica el Holocausto. La falacia de las premisas b y c salta a la vista. Queda por demostrar la falsedad de la primera. Negar la autenticidad de lafrase no significa justificar a Goebbels quien, como ministro de la propaganda nazi, fue sin duda un mentiroso a repetición. Pero eso no constituye una característica específicamente nazi ni una prueba de que sea él el autor de la mencionada consigna. Así, George Orwell escribía, refiriéndose a la política del imperio británico: “El lenguaje político –y esto es verdadero, con variaciones, paratodos los partidos políticos desde los conservadores hasta los anarquistas- tiene como objetivo hacer que las mentiras suenen verdaderas…” (“Politics and the English Language”). Es tarea fácil demostrar empíricamente la autenticidad de una frase; basta con exhibir la fuente. En cambio, afirmar su inautenticidad es una tarea frágil que requiere, además de la compulsación de las fuentes, laimplementación de otros recursos, algunos de tipo empírico, otros de tipo lógico, que permitan juzgar la razonabilidad de que tales palabras hayan sido pronunciadas. Es lo que se llama la lógica de lo plausible. En este caso, la compulsación de las fuentes revela, como punto de partida que: a) nunca las citas atribuidas a Goebbels mencionan la más mínima referencia bibliográfica de primera mano; b) La fraseen cuestión no aparece en ninguno de sus escritos canónicos como enunciada y asumida por el propio Goebbels (se excluyen de este corpus los 29 volúmenes de sus diarios, por haber sido descubiertos cuando ya circulaba la atribución de la frase); c) no hay rastros de tal frase en los principales estudios y biografías de Goebbels en diversas lenguas. Queda, entonces, poner a prueba los criterios deplausibilidad, que ayuden a descartar la hipótesis misma de la autoría goebbeliana. Para ello se intentará mostrar 1) que el contenido de la frase es contradictorio con el hecho de su enunciación; 2) que el pretendido autor dijo lo contrario de lo que se le atribuye; 3) que la frase fue acuñada con anterioridad a Goebbels, lo cual vuelve arbitrario el exclusivo recurso a su nombre; 4) que...
tracking img