La fuerza de sheccid

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (633 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
CAPITULO 16
TE EXTRAÑARE

Camelia sufría un ataque de histeria y pedía ayuda a grandes gritos. Llego Aridne. Otros jóvenes se aproximaron. Nadie sabía qué hacer. Carlos le golpeó repetidamente sumejilla. La chica se veía grave.
Pronto, le dijo a Aridne, corres a las oficinas, busca al profesor de biología, que es doctor. Ustedes, ayúdenme a levantarla, vamos a llevarla a la enfermería.Carlos la tomó de los brazos y otros dos muchachos la cargaron de las piernas. Caminaron con dificultad hacia el edificio frontal. Camelia iba fuera de sí, cuando llegaron, Ariadna los esperaba ya contoda una comitiva. El médico no estaba, pero sí la maestra de educación física, que había cursado primeros auxilios. Pidió alcohol, algodón, le dio a la chica respiración artificial y, después de algunasrápidas maniobras, Sheccid comenzó a toser.
Carlos se quedó inmóvil en un rincón. Se sentía un poco culpable; las muchachas salieron parsimoniosamente, enfrascadas en una discusión. El silencio sehizo presente en esa atmósfera de intensos sentimientos.
Sheccid le dijo a Carlos que estaba muy apenada por haberte hecho pasar por…, te trate mal, te mentí con respecto a lo que sentía. Adivinastemuy bien tus pensamientos. Tu Ley de reciprocidad es cierta. Te mentí porque tenia miedo de cultivar este amor para después cortarlo…. Carlos, me tengo que ir. No quería despedirme de ti amándotetanto…
Sintió una explosión de pasmo combinada con júbilo y aflicción.. Cuando fueron por el libro ella le dijo que su padre era extranjero y habían cambiado de residencia cuatro veces en dos años.
Sheccidle dijo a Carlos que se iba a ir a otro país y esta vez para siempre. No era justo…. Resultaba tan difícil de aceptar, de comprender, que el amor de su vida hubiera llegado para esfumarse así.CAPITULO 17
¡NO PUEDE SER!

Carlos observó cómo el vehículo se alejaba. Detrás de los vidrios alguien le decía adiós con la mano.
El no pudo contestar. Iban a dar las cinco de la tarde. Cerró el...
tracking img