La generación del di tella

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 30 (7451 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Universidad Nacional de Cuyo Facultad de Artes y Diseño Maestría en Interpretación de Música Latinoamericana del Siglo XX

La generación del Di Tella

Seminario: Música de Cámara I
Profesor: Mariano Etkin

Maestrando: Fernando Lerman

Agosto de 2003

1

Introducción

En los años de estudiante de Conservatorio había escuchado muchos comentarios acerca del Instituto Di Tella.Después de realizada la siguiente entrevista confirmé lo que suponía: el Di Tella fue sumamente relevante para la Música Académica argentina y latinoamericana, durante una década fue punto de encuentro de viejas y nuevas generaciones y bastión de lo que por entonces se denominaba la vanguardia musical. Durante el Seminario de Música de Cámara en marzo de 2003 se trabajó muy profundamente el tema de laactitud a la hora de interpretar la música del Siglo XX. Se privilegió en la selección de las obras las más vanguardistas y novedosas en el tratamiento del material sonoro y las más alejadas de todo vestigio de tonalidad y rítmica tradicional. Por los comentarios del maestro Etkin imagino que esta fue la atmósfera que rodeaba aquellos años 60 donde Buenos Aires estaba en absoluta sincronía con lasnuevas tendencias en composición de Europa y EEUU. Mis preguntas entonces, fueron en esa dirección... La entrevista al maestro Etkin fue realizada una ruidosa mañana de sábado de Agosto de 2003, las cercanas elecciones comunales contaminaban de sonidos y carteles la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Decidí realizar el presente trabajo insertando comentarios al reportaje realizado. Entiendo que lostemas tocados a lo largo de la entrevista describen de algún modo mi interés personal y la afinidad con el Seminario. En la primera transcripción noté que la charla había tenido casi una forma musical muy similar a la sonata con sus temas principales, desarrollos, derivaciones y la correspondiente reexposición.

-“Único en La historia de Latinoamérica ¿no?”
FL: Bueno, empecemos hablando de esaépoca, la del ’60. De la que me hablaron tanto y que para mi es tan seductora. ME: ¿Y qué te gustaría saber de eso? FL: ¿Cómo era, digamos, el funcionamiento del Di Tella. ¿Qué estudiantes iban? ¿Cómo se seleccionaban, iba el que quería, iban los alumnos del Conservatorio? ME: Se hacía un concurso cada dos años. Había doce becarios de todo Latinoamérica e inclusive después se amplió a EE.UU. FL:¿Venían de EE.UU. a estudiar acá? Mi pregunta evidencia un gran complejo de inferioridad. Pareciera que nunca tuvimos mucho que enseñarle a estudiantes norteamericanos y europeos. Y sin embargo recuerdo que Dora De Marinis, nuestra directora, vislumbró gran interés en una universidad de Ohio

2

por cursar nuestra maestría en Música Latinoamericana en Mendoza, Argentina. El maestro Etkin recordóal protoestudiante:

ME: Vino uno una vez, que fue un caso, un compositor joven, había un límite mínimo de edad de 25 años, y no me acuerdo si había un máximo, posiblemente lo haya habido pero no me acuerdo. Entonces, durante dos años te daban 200 dólares por mes. Estamos hablando del año ’63 que fue la primera tanda de becarios -yo estuve en la segunda-. O sea que si era bianual la primer tandaera ’63-64, la segunda fue 65-66. Durante dos años te daban 200 dólares y la posibilidad de asistir a las clases de los profesores invitados. Que fueron efectivamente: Messiaen, Dallapicola, Copland, Xenaquis... FL: Todos los compositores académicos más renombrados de esa época. ME: Bueno, no todos, pero vinieron algunas figuras muy esenciales, como Luigi Nono, bueno, Xenaquis que ya lo nombré.Yo tuve un profesor norteamericano, un compositor que se llamaba Herl Brown que era integrante de la escuela de New York junto con Feldman que murió hace poco. Mario Davidovski que vino también una vez, un compositor argentino que hace 40 años que vive en EE.UU. que hacía música electrónica... Bruno Maderna... Yo tuve también un profesor del que aprendí mucho que se llamaba Maurice Leroux, un...
tracking img