La gobernabilidad como cncepto

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 21 (5200 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de diciembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Gobernabilidad como concepto.
Hacia un entendimiento democrático

Carlos GÓMEZ


1. Introito Metodológico

La problemática de la gobernabilidad, desde la realidad política cotidiana de América Latina en general, nunca deja de tener un sentido trágico. La deriva de la historia de los últimos quinientos años habla de episodios interminables que no pudieron constituirse en unaprogresión sistemática hacia mundos mejores. Si bien, el caso particular de Paraguay está enmarcado en el escenario de la América del Sur (en cuyo contexto territorial se afinca profundamente), su historia acaece de una manera muy propia. El contenido cultural que posee, lo embarca en una aventura gubernamental demasiado restringida a una sucesión de episodios fragmentarios. Esta inconexión declarada,termina por configurarlo en una perspectiva bien diferenciada del resto de las democracias colindantes, razón por la cual mi aproximación se verá afectada por la particularidad que ilustra a este desconocido país.

El tropo político Gobernabilidad(1) ha sido estudiado en América Latina generalmente siguiendo dos rumbos muy generales:(2) por una lado, el camino de las ciencias políticas de corteanglosajón, guiado por el principio de que la relación gubernamental se define por el equilibrio producido por el sistema de frenos y contrapesos entre las élites dominantes, siguiendo un esquema muy vertical y a la vez muy pragmático en cuanto a las conceptualizaciones y a las implicancias prácticas de las mismas en la vida política;(3) y por otro, los enfoques del pensamiento continental dirigidoshacia una comprehensión más horizontalista de las relaciones de poder, delineando las acciones vinculantes entre gobernados y gobernantes, poniendo énfasis en las potencialidades de los primeros y en los defectos de los segundos.(4) Ambas aplicaciones teóricas adolecen de defectos a la par que virtudes. A mi juicio, los primeros pueden expresar con más fidelidad los hechos políticos según suimbricación con la realidad, en tanto los segundos apuntan hacia una verdadera ampliación del fenómeno democratizador, una necesidad de carácter urgente en regiones tradicionalmente hostiles al mismo. Sin embargo, la aproximación elitista a menudo se ve envuelta en la tramp d' oil(5) que genera su modelo de análisis, demasiado enfocado en las graves situaciones de los territorios superiores del mapapolítico; por el contrario, la lectura que busca arraigar sus instrumentos de análisis en las bases del poder político, se pierde en el vacío de los hechos múltiples, sobrevaluando las aventuras políticas de las masas que no llegan a constituirse en realidades duraderas institucionalizadas. Atravesando las dos posturas, mi enfoque se envolverá en la senda de la lectura cultural de los hechos políticos,con la intención de capturar efectos positivos de ambas perspectivas, evitando caer en un burdo sincretismo. Mis tentativas analíticas se engloban dentro de los llamados estudios culturales, buscando explotar su rigor crítico y su método multidisciplinario, para confrontar con un tema tan vasto, como lo reconoce el propio Joan Prats (2001). De plano, está claro que no pretendo establecer nuevasjerarquías epistemológicas, ni igualar los inalcanzables logros de otras ciencias (u otras maneras de hacer las mismas ciencias políticas)(6) que gozan de reconocida eficiencia y respetabilidad. Mi proyecto, en todo caso, es consecuente con su contingencia y huye del campo de la metavaloración, por lo que estará más cercano al paradigma del consenso de opinión rortyano que a la transparencia de laacción comunicativa de Habermas.(7) En este sentido, prefiero la autoafirmación por sobre la autofundamentación, debido al carácter eminentemente centrífugo del primero, en contraposición al rasgo centrípeto del segundo; en cuanto al derecho a participar en las conversaciones sobre el ejercicio del poder que otorgan a los actores democráticos, uno y otro, respectivamente.(8)

2. Planos y...
tracking img