La guarida del leon

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 533 (133038 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA GUARIDA DEL LEÓN

Título original: Lair of the lion

Christine Feehan

Argumento:

LA BELLA
La aristócrata empobrecida Isabella Vernaducci provocaría a la mismísima muerte para rescatar a su hermano encarcelado.  Aunque el miedo oprimiera su corazón, desafiaría la embrujada y maldita guarida del león: el amenazante palazzo del legendario y letal Nicolai DeMarco.

LA BESTIA
Losrumores decían que el poderoso Nicolai podía dominar los cielos, que la bestia de abajo cumplía su orden. . . y que fue condenado a destruir a la mujer que tomó como esposa.  Se murmuraba que no era totalmente humano... tan indomable como su melena morena y sus afilados ojos ambarinos.

EL TRATO
Pero Isabella encontró a un hombre cuyo gruñido era aterciopelado, que ronroneaba cálidamente y cuyosojos guardaban un oscuro y arrollador deseo.  Y cuando Nicolai le ordenó que a cambio de su ayuda fuera su novia, ella entró de buena gana en sus musculosos brazos, rezando para que pudiera salvar el alma torturada de él.... sin sacrificar su propia vida...

CAPITULO 1

El viento ululaba a través del estrecho pasaje, amargo y frío, atravesando la capa desgastada. Isabella Vernaduccitiró de la larga capa forrada de piel acercándola más a su cuerpo tembloroso y miró ansiosamente hacia los altos acantilados que se elevaban a ambos lados sobre su cabeza. No era sorprendente que el ejército del don no hubiera sido nunca derrotado en la batalla. Era imposible escalar estos terribles acantilados que se elevaban directamente en el aire, como torres elevándose hacia las nubes.Había una sombra acechando en el interior de Isabella, una impresión de peligro. Había ido creciendo más y más fuerte en las últimas horas mientras viajaba. Agachó la cabeza hasta la crin del caballo en un intento de ganar algo de alivio contra el incansable viento implacable. Su guía había desertado unas horas antes, dejándola para que encontrara su propio camino a lo largo del estrecho yretorcido sendero. Su caballo estaba nervioso, echando hacia atrás la cabeza y saltando caprichosamente de un lado a otro, mostrando claros signos de querer escapar también. Tenía la sensación de que algo paseaba con calma junto a ellos, sólo que fuera de la vista. Podía oir un ocasional gruñido, casi como el extraño sonido de una tos, que nunca había oído antes.
Isabella se inclinó haciadelante, suspirando suavemente, apaciguadoramente al oído de su montura. Su yegua estaba acostumbrada a ella, confiaba en ella, y aunque su enorme cuerpo temblaba, el animal hacía un valiente esfuerzo por continuar. Trozos de hielo golpeaba a ambos, caballo y jinete, como abejas enfurecidas picando la carne fresca. El caballo se estremeció y bailoteó pero siguió estóicamente hacia adelante.
Habíasido advertida repetidamente del peligro, de la salvaje bestia que vagaba libremente por los Alpes, pero no tenía elección. En alguna parte delante de ella estaba el único hombre que podría salvar a su hermano. Lo había sacrificado todo para llegar hasta allí, y no se volvería atrás ahora. Había vendido todo lo que tenía de valor para encontrar a este hombre, había dado todo el dinero que lequedaba al guía, y había pasado los dos últimos días sin comer o beber. Nada importaba más que encontrar al don. No tenía ningún otro sitio a donde ir; tenía que encontrarlo y hacer lo que fuera para conseguir una audiencia con él, no importaba lo evasivo que fuera, no importaba lo peligroso y poderoso que fuera.
La propia gente del don, tan leal que se habían negado a ayudarla, le habíaadvertido que permaneciera alejada. Sus tierras eran enormes, sus propiedades vastas. En pueblos y ciudades murmuraban sobre él, el hombre en el que buscaban protección, al que temían por encima de cualquier otro. Su reputación era legendaria. Y letal. Se decía que era intocable. Los ejércitos que habían intentado marchar sobre sus propiedades habían sido sepultados por la nieve o los deslizamientos de...
tracking img