La guerra del chaco

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 21 (5084 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
I. INTRODUCCIÓN
Es muy difícil estudiar a profundidad, la historia boliviana e incluso pedazos de su historia, como es la Guerra del Chaco, ya que la historia es un tejido de antecedentes y antecedentes no sólo históricos, sino también económicos, políticos, anímicos, antropológicos, psicológicos, sociológicos, etc.
Es por eso que éste trabajo no contiene ideas originales del grupo exceptuandolas conclusiones, ya que con nuestra insuficiente formación en historia y otras áreas de conocimiento, poco podemos aportar al análisis de la Guerra del Chaco específicamente.
Hemos hecho sin embargo un esfuerzo por entender a grandes rasgos las causas el desarrollo y la conclusión de la guerra y sobre todo los avances diplomáticos.
Pero cuando no existe voluntad, ni buena fe, la firma de lostratados son inútiles.
II. OBJETIVOS
II.1. OBJETIVO GENERAL
Conocer las relaciones diplomáticas de Bolivia y Paraguay en torno a la Guerra del Chaco.
II.2. OBJETIVOS ESPECÍFICOS
Conocer los tratos y protocolos firmados con el Paraguay antes de la guerra.
Conocer los tratos y protocolos firmados con el Paraguay después de la guerra.
Conocer la situación diplomática con el Paraguay durante laguerra
Concluir pensamientos básicos para futuras actuaciones en el marco diplomático


III. JUSTIFICACIÓN
Como abogados que vamos a llegar a ser y Dios mediante futuros diplomáticos es muy importante aprender del pasado para no cometer errores en el futuro, por lo que debemos armarnos no con armas de fuego sino con conocimiento y con ideas acerca de la historia, las relaciones diplomáticaslos pensamientos de los grandes de la historia y su método, para que podamos desarrollar en un futuro un buen papel a favor de los intereses de nuestro país.
IV. MARCO TEÓRICO
-IV.1. TRATADOS ANTES DE LA GUERRA
El tratado de límites Quijarro-Decoud dividió el Chaco mediante una línea Salomónica que cruzaba horizontalmente desde el río Apa hasta cortar el Pilcomayo cerca a de D´Orbigny. Laporción Norte para Bolivia, y la del sur para el Paraguay.
La que fue aprobada por la Convención Nacional de 1881 con la recomendación de que “se negociara en el margen oriental del Pilcomayo y al Sur de los bañados el territorio suficiente para fundar uno o más puertos”.
Para facilitar la solución del conflicto, el congreso boliviano volvió a aprobar el tratado Quijarro-Decoud derogando la cláusuladel Pilcomayo.
Un año antes de la ocupación paraguaya de puerto Pacheco, el gobierno de Bolivia había mandado a Asunción a Isaac Tamayo para que negociase un nuevo tratado el Tratado de Tamayo-Aceval de límites. El señor Tamayo convino con el canciller Aceval dividir el Chaco en tres Secciones: la del norte para Bolivia, la del Sud para el Paraguay y la del centro para ser sometida a la decisiónde un árbitro.
Este tratado recibió una aprobación legislativa boliviana, pero no fue ni considerado por el Congreso paraguayo. El Canciller paraguayo expreso que su gobierno consideraba caduco el tratado Tamayo-Aceval.
En 1891 viajo al Paraguay Mario Baptista, con misión de obtener la aprobación de cualquiera de los dos tratados. Durante siete meses intento vanamente entrar en negociaciones,siendo distraído con diferentes pretextos por el canciller Venancio V. López.
Don Antonio Quijarro llevo por tercera vez una misión al Paraguay, en 1901. Propuso la caducidad del tratado Ichazo-Benitez para dar “Lugar al desarrollo de un nuevo plan diplomático que ponga término a los diferendos existentes entre ambos países”. Con un acercamiento afectuoso entre bolivianos y paraguayos. De maneraque la acción diplomática se inspire en este convencimiento.
IV.2. LOS PROTOCOLOS ANTES DE LA GUERRA
Con la tercera misión de Quijarro termino una época en las negociaciones en busca de un arreglo transaccional. Los tres tratados fueron relegados a los archivos. Su texto y antecedentes quedaron como recuerdo del conflicto entre la buena voluntad y la intransigencia.
En 1906 le tocaba el turno...
tracking img