La guerra del golfo no ha tenido lugar

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 74 (18258 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
La guerra del Golfo no ha tenido lugar
Jean Baudrillard
Traducido por Thomas Kauf Editorial Anagrama, Barcelona, 1991 Título original:

La guerre du Golfe n’a pas eu lieu
Editions Galilée, París, 1991

La paginación se corresponde con la edición impresa. Se han eliminado las páginas en blanco

«La guerra del Golfo no tendrá lugar» se publicó en Libération del 4 de enero de 1991. «¿Estáteniendo lugar realmente la guerra del Golfo?» corresponde al período de febrero de 1991. «La guerra del Golfo no ha tenido lugar» es evidentemente posterior al fin de las hostilidades (marzo de 1991). Se publicó un fragmento en Libération del 29 de marzo de 1991.

LA GUERRA DEL GOLFO NO TENDRÁ LUGAR

Desde el principio, se sabía que esta guerra no se iba a producir. Tras la guerra caliente(violencia del conflicto), tras la guerra fría (el equilibrio del terror), ha llegado la hora de la guerra muerta ⎯descongelación de la guerra fría⎯ que deja que nos las compongamos con el cadáver de la guerra, y con la necesidad de gestionar este cadáver en descomposición, que nadie en los confines del Golfo consigue resucitar. Por el cadáver de la guerra andan a la greña Estados Unidos, SadamHusein y las potencias del Golfo. La guerra ha entrado en una fase de crisis definitiva. Es demasiado tarde para la tercera guerra mundial (caliente), se ha producido ya, destilada en la guerra fría en el decurso de los años. Ya no se producirá ninguna guerra más. Cabía suponer que la defección del bloque del Este, favoreciendo la disuasión, iba a
9

abrir para la guerra nuevos espacios delibertad. No es éste el caso, pues la disuasión no ha concluido, sino todo lo contrario. Funcionaba como disuasión recíproca entre ambos bloques, por exceso virtual de los medios de destrucción. Sigue funcionando en la actualidad, mejor aún si cabe, como autodisuasión. Autodisuasión total, que llega hasta la autodisolución, del bloque del Este, pero autodisuasión profunda de la potencia americanatambién, y de la potencia occidental en general, aquejada de parálisis por su propio poder e incapaz de asumirlo en términos de correlación de fuerzas. Por este motivo, la guerra del Golfo no tendrá lugar. Este estancamiento de la guerra en un suspense interminable no resulta tranquilizador ni reconfortante. En este sentido, el noacontecimiento del Golfo es de una gravedad que supera el acontecimientomismo de la guerra: corresponde al período, altamente nefasto, de putrefacción del cadáver, que sume en la náusea y en un estupor impotente. En esta circunstancia también, nuestras defensas simbólicas son harto débiles, el dominio del fin de la guerra no está en nuestras manos, y todos vivimos este hecho con la misma indiferencia vergonzante, exactamente como los rehenes. La no–guerra secaracteriza por esa forma
10

degenerada de la guerra que constituyen la manipulación y la negociación de los rehenes. Los rehenes y el chantaje son los productos más genuinos de la disuasión. El rehén ha ocupado el lugar del guerrero. Se ha vuelto el personaje principal, el protagonista del simulacro, o mejor dicho, en su pura inacción, el protagonizante de la no–guerra. Los guerreros se entierran enel desierto, únicamente los rehenes ocupan el escenario, incluidos todos nosotros como rehenes de la información en el escenario mundial de los medios de comunicación. El rehén es el actor fantasma, el extra que ocupa el espacio impotente de la guerra. Ahora se trata del rehén colocado en puntos estratégicos, mañana del rehén como regalo de Navidad, del rehén como valor de cambio y como liquidez.Degradación fantástica de lo que constituía la esencia misma de la figura del intercambio imposible. Con Sadam Husein, que se ha transmutado en el capitalista del valor del rehén, en el vulgarizador comercial del mercado del rehén, después del de los esclavos y del de los proletarios, hasta este valor fuerte se debilita y se convierte en el símbolo de la guerra débil. Ocupando el lugar del...
tracking img