La guerra en colombia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 38 (9484 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 5 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Capítulo 3

Degradación: una guerra de perdedores

Página anterior: Foto 3.1 Campesinos desplazados por la violencia en Antioquia, en 2003 • Édgar Domínguez/ El Tiempo.

C

on todo y su expansión territorial, la guerra ha sido un fracaso. Fracaso para las Farc y para el eln que, tras cuatro décadas de lucha armada, están aún lejos de llegar al poder. Fracaso para los paramilitares, queen veinte años de barbarie no han logrado acabar con la guerrilla. Fracaso para el Estado colombiano, que ni ha sido capaz de derrotar a los insurgentes, ni de contener el paramilitarismo, ni de remover las causas del conflicto armado. Y a lo largo de este fracaso, la guerra fue perdiendo el sentido que quizá una vez tuvo. A su propia y monstruosa manera, el conflicto se ha vuelto una rutina. Laviolencia no sirve tanto ni sólo a un real o presunto propósito político —esto es, a un cierto modo de entender el bienestar colectivo— cuanto a satisfacer las pretensiones propias del grupo o el individuo armado. La intensa degradación del conflicto colombiano es fruto sobre todo de aquella pérdida de norte, de aquella suerte de privatización de la guerra. A medida, en efecto, que las acciones delgrupo armado dejan de ceñirse a una visión y una lógica política, otras lógicas o inercias comienzan a orientarlas. Más específicamente, la dinámica de degradación propia de este conflicto resultaría de seis lógicas o “inercias” no políticas, que se superponen y alimentan entre sí. Llamaremos a tales inercias las lógicas de militarización, rentismo, territorialización, terror, criminalización yvinculación apolítica, respectivamente. Pero antes de examinar estas lógicas, importa precisar en qué consiste la degradación del conflicto colombiano.

A. La guerra degradada Se dice “degradado” del objeto que ha perdido las cualidades propias de su especie, que se ha deteriorado o ya no

tiene lo mejor de sí mismo o de su clase. Así que hablar de “guerra degradada” presupone que hay un tipo de nodegradada, una guerra justa en sus fines y en sus medios. Es más: bien puede ser que todas las guerras hayan sido sucias, es decir, degradadas; pero aun así cabría decir que una determinada es más degradada que otras. Quede pues claro que la degradación de un conflicto se refiere al patrón ideal de la “guerra justa” y es cuestión de grados. Los filósofos morales y los juristas proponen tres criteriospara evaluar tal justicia: i) que ir a la guerra esté justificado (jus ad bellum); ii) que exista proporción entre el bien esperado de la guerra y los daños que ella implica, y iii) que los combatientes respeten el “derecho humanitario”, las leyes de la guerra o jus in bello. Pues bien: el conflicto armado colombiano es injusto a la luz del primer criterio, más claramente a la luz del segundo ytodavía más a la luz del tercero. O sea, es una “guerra degradada” en su origen, en desbordar su objetivo y en violar el derecho humanitario. Veamos brevemente los tres puntos: a. Hay quienes opinan que ninguna guerra es justa; pero este pacifismo a ultranza impediría resistirse incluso al atropello de una invasión extranjera. Por eso la mayoría de los teóricos admite que en ocasiones es justo ir a laguerra; sólo que, dada la suprema gravedad del hecho, hay que evaluar de modo muy estricto los motivos del Estado o, en nuestro caso, de los alzados en armas. Con este rasero restrictivo parece claro que en Colombia no se justifica la guerra insurgente, pues faltan las dos condiciones que para ello suelen exigirse: i) no existe el “tirano insoportable”, el dictador represivo y sanguinario; ii) niexiste la imposibilidad de apelar a medios no violentos para realizar reformas políticas y sociales, como la competencia electoral, el argumento racional o la mediación internacional.

81

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo Informe Nacional de Desarrollo Humano Colombia - 2003

82

En gracia del argumento cabría quizá decir que a la luz del jus ad bellum, la autodefensa...
tracking img