La hija deldiablo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1697 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
En el aturdimiento de mi siesta del mediodía sentí en mi cama una presencia femenina extraña, pero que irradiaba armonía, me suministraba confianza y aceptación. Primero sentí unas manos tan tersas que podía jurar que fueron creadas a partir de las nalguitas de un bebe, que me acariciaban el cabello desde la frente hacia atrás, luego deslizaba su tibia tersura por mi nariz hasta llegar a mi bocadonde introdujo un dedo índice, en ese instante fue que sentí un aroma exóticamente seductor que conocía desde un tiempo no muy lejano. Con la misma suavidad y de manera automática, empecé a chupar aquel dedo suave sin saber aun de quien se trataba. No quise moverme, temía que fuera un sueño hermoso y un movimiento brusco me despertara.

Sencillamente decidí seguir el enredo, al que le agregueotro, adivinar a quien pertenecían aquellas manos intrusas, delicadamente menudas, cuya propietaria se había introducido subrepticiamente en mi cama para jugar al erotismo conmigo. y logre deducir que eran unos dedos largos, gruesos, terminados en punta, con uñas largas recortadas, muy suave, juveniles, aquella singular suavidad me sugería que su dueña era muy joven, y que no había hecho trabajodomestico. En esas disquisiciones de nuevo penetro en mis adentros aquel aroma sugestivo y entonces recordé la única chica conocida que lo utilizaba y no lo podía creer. No podía entender que fuera Patricia quien estuviera en mi cama, a pesar de que esta mañana fue la primera vez que me sonrió en la Universidad sin habérselo pedido.

Patricia es considerada la summa summarum de las chicas en launiversidad, la mas bella, inteligente, graciosa, aplicada y la mas querida, además es la única millonaria, aunque su aceptación general se debe a su humildad, a su manera de ser que no distingue a nadie y distingue a todo el mundo. Es la única chica que se lleva bien con todos. Las hembras hacen filas por estar al lado de ella y nosotros, los varones, nos hemos peleados para abrir la puerta de suMercedes blanco descapotable a la hora de su llegada o partida de la Uni, y hemos soñado alguna vez con poseerla o en sumergir nuestras ilusiones en sus enormes ojos azules, lo mas hermoso de la tierra, según los que han viajado a la capital y aquellos que han leído muchas revistas del corazón.

Y todo parece que si, o yo deseaba que fuera así, que fuera ella quien, soñando o no, me estuvieraproveyendo de aquella felicidad tan grande. y afirmo esto porque cuando una de sus manos se introdujo lentamente por mi barbilla, acariciándola suavemente, al hacer el movimiento para que la otra mano alcanzara mi pecho, un selva enorme de cabellos aun mas suaves que sus manos rodearon mi rostro, y mi pecho se sacudió cuando experimentó el calor y la tersura de unos senos tibios, grandes ynaturales Conocía a todas las chicas del pueblo y ninguna tenia esos senos imponentes ni los cabellos tan largos y sedosos como ella y eran esos mismos cabellos que corrían desde mi rostro, por encima de la almohada hasta descansar en la cama. Maravillado de haberla reconocido me decidí a abrir los ojos, cuando oí aquella voz como si viniera del cielo:

-No abra los ojos, Nacho. Si lo haces echara todoa perder-.

Era ella y recordé sus enormes ojos azules a los que unas cejas singularmente arqueadas le daban un tono triste, soñador, como su voz ahora, que era una mezcla incomprensible de sensualidad, ternura y compasión.

-Si claro, por supuesto que no los abriré-

y libere mi cuerpo semidesnudo a expensa de aquellas manos santas las que ahora acariciaban mi pecho como se acaricia a uncachorrito recién nacido, esperando que por el amor de Dios siguieran bajando porque a esas alturas ya mis sensaciones empezaban a agitar mi cuerpo envolviéndome en delirios alucinantes, saboreando cada milisegundo, cada simple movimiento de esas manos intrusas.

Voltee dócilmente sin abrir los ojos hasta colocarme totalmente de frente al techo, alargando todo lo que alcanzaba mi cuerpo,...
tracking img