La histiria de cuba

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1809 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
| 28 de octubre de 2001 |
| |
Reactivar los obrajes de añil es una tarea que se ha emprendido en nuestro país con dos propósitos: rescatarlo como patrimonio cultural y como fuente de subsistencia. Por su función de captar el nitrógeno y fijarlo en el suelo, el cultivo del jiquilite se perfila como alternativa ecológica. |
|

Finales de septiembre, época colonial. Es tiempo decosechar el jiquilite, la planta prodigiosa que provee la tinta azul y que ha alcanzado gran demanda en Europa por su calidad.
En las grandes haciendas ocurre un intenso ir y venir. La yerba, que por siglos ha sido un patrimonio de los indígenas, ha pasado a ser un fructífero negocio porque es una planta bondadosa que no requiere mayores cuidados, más que limpiarle la maleza y resembrarla después decada cosecha.
La producción de tinta es un negocio bueno para los grandes hacendados. Sin embargo, la calidad del producto la establecen los “poquiteros”, como llaman a las familias productoras constituidas por mestizos y mulatos, porque lo fabrican artesanalmente y con mayor grado de pureza.
La escasa inversión en el cultivo de jiquilite asegura rentabilidad a estos productores. La planta tintóreanace por doquier y dada la gran demanda en el mercado europeo aseguran su existencia mediante la resiembra con grandes cantidades de semilla.
Satisfacer la demanda del añil ha obligado a algunos hacendados pudientes a introducir nuevas tecnologías, como la rueda hidráulica (movida por el agua), ya que el uso de mozos que agitan el agua con paletas o animales que mueven el mecanismo paraoxigenar el agua en la segunda pila supone una inversión alimentaria.Escaso remanenteFinales de septiembre. Primera mitad del siglo XX. La producción de añil sigue vigente, aun cuando hasta 1808 la producción en la provincia de San Salvador era la más rica del Reino de Guatemala, pues extendía obrajes desde Santa Ana hasta San Miguel.
Las exportaciones no son tan significativas como las de 150 añosatrás, pero los obrajes que funcionan en San Miguel, San Vicente, Sensuntepeque, Chalatenango y Zacatecoluca siguen produciendo buen añil que demandan en Europa y Suramérica.
Unos productores que salen de Arcatao, de Nueva Trinidad y de otros pueblos de Chalatenango bajan hasta el centro de la ciudad cabecera para descargar el añil de unas 500 bestias en uno de los portales, donde llegaránrepresentantes de exportadores nacionales como H. de Sola y compradores procedentes de Guayaquil (Ecuador), Guatemala y México.Como en tiempos anteriores, los compradores establecen el precio. Toman el terrón, lo parten y según el color que denota el grado de pureza, así lo pagan. Cerrado el trato, los productores regresan con la mayoría de bestias cargadas de dinero.
Año 1945. El precio del añil desciendea ¢0.50 la libra, y en los terrenos de los productores chalatecos cesan los obrajes porque ya no les era rentable. Abandonan el cultivo de jiquilite y se dedican a sembrar maíz, frijoles y otros granos básicos. Era el último reducto de producción de añil que sobrevivía en El Salvador.ResurrecciónAño 1992. El Consejo Nacional para la Cultura y el Arte (Concultura) emprende una investigación sobrela producción de añil a nivel de los lugares donde hay vestigios de obrajes y de testimonios de los escasísimos punteros que sobreviven y guardan los secretos de la extracción de la tinta.  |   | Lorenzo Amaya, investigador de Concultura, cree que la mayoría de los 262 municipios de El Salvador se dedicó a la producción de la tinta, por eso es fundamental revivirlo como parte de nuestro patrimoniocultural, pero además como alternativa económica.
Como en tiempos coloniales, la demanda en Europa y algunos países asiáticos como Japón de tintes libres de químicos abren la posibilidad para que el añil resurja con buena parte del esplendor de hace más de dos siglos.Este obraje en el rancho “Costa Rica”, de Texistepeque, ha incorporado una bomba eléctrica para oxigenar el agua de la segunda...
tracking img