La historia de cómo un hombre descubrió los secretos del liderazgo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1193 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 16 de julio de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA HISTORIA DE CÓMO UN HOMBRE DESCUBRIÓ
LOS SECRETOS DEL LIDERAZGO

Sorprendido, Larry Parks regresó de su meticulosa inspección de los sumarios para el principal proyecto de KGO Worldwide Conveyance Company en Singapur. El proyecto suponía una red intricada de caminos peatonales elevados y a nivel del suelo, escaleras mecánicas y ascensores repartido por todo el centro de Singapur. La jefa deLarry, Chloe Hall, se encontraba apoyada sobre el quicio de su puerta. Larry soltó su lápiz mecánico y mostró una tibia sonrisa.

- Hola Chloe. ¿Qué sucede?
- Solo quería saber cómo te fue en el taller.
- Estupendamente – dijo Larry, tratando de fingir-. Realmente bien.
- ¿Puede pasarte por mi oficina dentro de diez minutos y me lo cuentas?

Chloe dio la media vueltamientras Larry alcanzó a decir: . Luego pensó para sí mismo: Son las siete y cuarto de la mañana. Al menos podría dejarme consultar mi correo electrónico antes de solicitar una audiencia.

Mientras tanto Larry abría la bandeja de entrada, que vertió un torrente de correos que esperaban respuesta.
- Necesito su ayuda.
- Problemas con los permisos.
- URGENTE… problemas financieros delproveedor.
- Revisión de la línea del tiempo.
- Regulación del personal.
- Fallo técnico.
- Cambio de especificación…

Todos estos habían llegado desde que dejó la oficina la tarde anterior: el domingo, cuando se supone que la gente pasa el día con su familia.

Pensó en todo el tiempo que había malgastado la semana pasada acudiendo a ese taller de desarrollo del liderazgo yen la presión añadida que le había supuesto.
Larry apartó el proyecto y cogió los apuntes que había tomado en el taller para preparar su reunión con Chloe.

Mientras repasaba las notas dispersas que tomó, Larry recordó los problemas que tuvo para prestar atención. Sabía que el objetivo del taller era desarrollar técnicas y conocimientos de liderazgo. Pero tenía otras cosas en la cabeza.
Larryse había llevado el proyecto al taller, además de varios documentos del trabajo, diagramas de Gantt, tablas de distribución de recursos y una serie de bocetos sobre componentes que también necesitaba revisar.

Recordó lo que Chloe le había comentado,

Larry había deseado escuchar lo que su mentor, Macon habría dicho de todo esto. . Ese era un consejo más práctico, pensó Larry, y no hacía faltatres días para explicarlo.
Pues sí que me ha venido bien ir al taller, pensó Larry mientras se dirigía a la oficina de Chloe. El verdadero taller está aquí, donde hay un trabajo por hacer. Pero ella va y me envía a un hotel durante tres días a hacer jueguecitos de liderazgo.

Larry le comentó a Chloe cómo había estado el curso. – Bien, aprendí algunas cosas básicas sobre el hecho de prestarmás atención a lo que hace mi gente, asegurándome de que saben cómo hacer su trabajo y fomentando la responsabilidad – explicó Larry.

En el transcurso del día tuvo problemas con el proyecto en Singapur.
A las siete y media, de vuelta a casa en su coche, Larry sentía que no había hecho muchos progresos esos días. Durante su breve ausencia, los problemas del proyecto habían cobrado vida por símismos por culpa del seminario sobre liderazgo. Pero se aseguró a sí mismo que podría recuperar el control aplicando un método firme y práctico. Es posible que, para que todo volviera a la normalidad, tuvieran que rodar algunas cabezas.

En ese momento recordó que había tratado de pedir consejo a Macon. Su viejo supervisor siempre encontraba la manera de ver las cosas desde su justa perspectiva,pensó Larry. Tomó nota mentalmente de que tenía que llamar a Macon después de cenar.

Larry comenzó a querer platicar con su esposa, pero empezó a quejarse del trabajo Le hicieron ver que su equipo no sabia hacia dónde ir ni cómo.
>>Eres una de las personas más inteligentes que conozco. Por no mencionar que eres una de las más testarudas. Usa toda esa inteligencia y testarudez para cambiar tu...