La historia de los bronte

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 43 (10546 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
La historia de los Brontë
Chapter 1-Haworth

Había un viento frío esa tarde, pero el sol brilló por una hora o dos. Yo caminé hacia afuera en el páramo detrás de la casa. Las ovejas estaban escondiéndose del viento bajo las paredes de piedra, y habían nubes grises sobre la colina hacía el oeste. Era sólo noviembre, pero yo podía oler la nieve en el aire.

Éste será un invierno frío, éste añode 1855.

Mi nombre es Patrick Brontë, y tengo sesenta y ocho años. Yo soy el vicario del pueblo de Haworth. Haworth es una pequeña villa, donde hay casas de piedras grises en el lado de una colina en el norte de Inglaterra, y yo vivo en una casa en la cima de la colina, al lado de la iglesia y del cementerio.

Yo caminé a través del cementerio hacia la iglesia ésta tarde. Toda mi familiaexcepto Anne, están sepultados ahí. El viento había soplado algunas hojas secas dentro de la iglesia a través de la puerta. Pronto estaré en esa sepultura con mi esposa e hijos, bajo la fría y gris piedra y hojas danzantes.

Ésta oscuro afuera ahora, y está muy tranquilo en esta casa. El esposo de Charlotte, El señor Nicholls, está leyendo en su habitación, y nuestros sirvientes están cocinando enla cocina. Sólo tres de nosotros vivimos aquí ahora. Está muy tranquilo. Puedo oír el sonido de la madera quemándose en el fuego, y el gran reloj en las escaleras.

Hay otro sonido también- el sonido del viento afuera. El viento tiene muchas voces. Éstas cantan y ríen y gritan para sí mismas a lo largo de toda la noche. La noche anterior lloraba como un niñito, yo salí de la cama y fui hacia laventana para escuchar. No había niños, obviamente. Sólo el viento y las lápidas, frías en la pálida luz de la luna. Pero luego decidí que escribiría la historia de mis hijos, hoy, antes de que sea demasiado tarde. La amiga de Charlotte, la señora Gaskell, está escribiendo un libro sobre ella, y tal vez ella quiera leer mi historia.

Es una buena historia. Comenzó en Abril de 1820, cuandonosotros vinimos a Haworth por primera vez…

Había un fuerte viento soplando ese día también, afuera un oscuro, nublado cielo. Nosotros podíamos ver la nieve sobre el páramo. El camino hacia Haworth fue hacia arriba en una colina, y había hielo sobre las piedras del camino. María, mi esposa, tenía miedo de subir cabalgando hacía la colina en el carro.

Nosotros caminaremos, niños, dijo ella. Si unode esos caballos cae, habrá un terrible accidente. Vamos, vengan y veamos nuestra nueva casa. Ella era una mujer pequeña, mi esposa, y no muy fuerte. Pero ella llevaba a la bebé, Anne, colina arriba en sus brazos. Yo llevaba a Emily- ella tenía un año y medio. Los otros caminaban. Mi hijo de dos años, Patrick Branwell, caminaba conmigo, y Charlotte, quien estaba cerca de los cuatro años, caminabacon su madre. Las dos niñas más grandes- Elizabeth y María- corrían en frente. Ellas estaban muy emocionadas, y reían y hablaban todo el camino.

La gente de Haworth vino a vernos. Algunos de ellos ayudaron, pero la mayoría de ellos sólo permanecían de pie en sus puertas y miraban. Ellos son gente muy pobres, en este pueblo. Yo era su nuevo vicario. Nosotros teníamos siete carros para llevarnuestros muebles hacía la helada colina, pero éste fue un duro trabajo para los caballos. Cuando llegamos a nuestra casa, el viento estaba soplando fuerte en nuestras caras. Mi esposa corrió hacía adentro, y comenzó a encender el fuego.

¿Te gusta, querida? Le pregunté esa noche, cuando los niños estaban acostados. Ella miró pálida y cansada. Yo pensé que esto era por el largo viaje, y los niños.Quizás eso era. Ella mantenía sus manos hacia el fuego, y dijo: Por supuesto, Patrick. Es una buena casa. Yo espero que ésta sea una buena casa para ti, y los niños.

Yo estaba un poco sorprendido por eso. Y para ti, María, dije. No te olvides de ti misma. Tú eres la persona más importante en el mundo, para mí. Ella sonrío- una encantador sonrisa. Gracias, Patrick, ella dijo. Ella era una mujer...
tracking img