La historia de mi vida

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2478 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Antes que nada: aunque no lo parezca yo soy la de la foto...justo una semana antes de venir a vivir a los Estados Unidos, para ser más exacta esta foto es del 5 de junio del 2001 …es una de las mejores que tengo y la puse aquí solo porque siempre que la miro…pienso…”que hubiera sido de mi …si no hubiese venido a probar suerte este extraño y caótico país”, además la puse.. Porque me gusto la ideade que la “tu” la vieras…
Bueno pues comenzare esta breve historia de mi vida, me llamo Elizabeth Sánchez Pérez (bueno ese solía ser mi nombre de soltera en la ciudad de México) y naci en la aun más violenta ciudad de México, Distrito Federal una madrugada del 27 de Julio de 1964.. De pequeña viví con mi abuela materna hasta los 5 años, porque aun no he podido comentarte es que mi madre merechazo durante el embarazo y aun después de tenerme…y bueno la única que se compadeció de mi humanidad fue la abuela materna Emilia (que aun vive Gracias a Dios) para después pasar a formar “formalmente” parte de los niños Sánchez Pérez a la correcta edad escolar de 6 años, los cuales llegamos a ser 7 hermanos y hermanas Luisa, Arturo, Dulce , Ricardo, Silvia y Lorena (“las 6 reconciliaciones” comomi abuelo materno decía también) como la hermana “mayor”..

Tengo buenos y malos recuerdos de cuando era niña .Entre los malos están mis primeros momentos de soledad…ya que yo no pertenecía a ningún “bando” a causa de la brillante idea de mi madre de dividirnos, compararnos e identificarnos con apodos…yo era simplemente la “boba” solía decir…”no, no juegues con tu hermana la “boba”…que no vesque siempre está en la luna…escribiendo cuanta tontería se le ocurre?” (Espero con el alma que su juventud fuera la causa que la obligaba a hacer lo que hacía…..que Dios la perdone!).Aun recuerdo ver al más pequeño de mis hermanos llamado Ricardo…(el cual falleció a los 34 años de sida…que Dios lo tenga en su Infinita Gloria, Amen!) lo recuerdo tan pequeñito ir a escondidas de mi madre y encontrarmedebajo de alguna de las camas, listo para que yo le leyera los “cuentitos” que escribía y que me inventaba para evadir mi realidad, dando vueltas dentro de “nuestro espacio literario” alrededor mío…para no perder ningún detalle de la historia, pasando horas mi pequeño hermanito imaginaba a Reyes, a Dragones y hasta Mounstros que yo a veces inventaba al momento, para luego salir disparado ychocar contra mi caja de cuadernos usados, al instante que escuchaba que los pasos de mi madre se acercaban a reclamar su presencia ante ella, casi siempre INMEDIATAMENTE!.
También estaban dos de mis hermanas que se metían conmigo, por suerte nunca en mi vida les conteste ningún golpe (y aun en día…sigo en la misma posición respecto a “nuestros conflictos de hermanas adultas y abuelas) preferídejarme pegar todo el tiempo por ellas, hasta lograr que se aburrieran de hacerlo!...siempre las amansaba con un poco de discurso persuasivo.
Pero no quiero hablar de malos recuerdos...pasando a los buenos vienen a mi mente aquellos momentos en que sentía que hacia las cosas bien y me divertía, como cuando hice una pintura con muchas crayolas de colores de un paisaje del pueblo de mi abuela maternaen Veracruz, (solo tenía 8 años), gracias al cielo ese recuerdo aun lo conserva la buena abuela Emilia. También cuando vi por primera vez un libro, aunque solo pude hojearlo por unos minutos, su textura, su olor fue inolvidable para mi…era inimaginable para mi pensar que algún día pudiera yo leer completo un libro así, y otro fantástico recuerdo era las pocas veces en que salíamos de paseo la“familia completa”…era toda una aventura…con maletas y toda la cosa…cosa que siempre ponía de muy mal humor a mi padre…porque no había taxi alguno que quisiera darnos “banderazo”..Por muy grande que este fuera, y los recorridos solían ser siempre “a pie “de ida y de regreso. Mi mejor amiga de aquellas épocas de primaria se llamaba Diana San Martin, y hace muchos años, pero muchos años que nunca...
tracking img