La historia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1865 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
periódico que político, ya que en este último aspecto era, en cierta forma, como un apéndice
de la Gazeta de Caracas.
El Publicista de Venezuela publica 22 números y en ellos recoge los debates del
Congreso Constituyente. Su primer número aparece el 4 de julio de 1811 y en su Nº 2
publica el Acta de Independencia. Aparecen 22 números, del 4 de julio al 22 de noviembre
de 1811.
Dejamos deúltimo a El Patriota de Venezuela, vocero de la Sociedad Petriótica,
cuyos redactores fueron Vicente Salias y Antonio Muñiz Tébar, porque no apareció en
enero de 1811, como parece sostener Barroeta Lara (op. cit., 12), pues en Nº 2 que se
conserva y que no tiene fecha de edición, contiene tanto un “discurso redirigido el 4 de
julio por un miembro de la Sociedad Patriótica…” como reseña elhomenaje al difunto
Capitán Lorenzo Buroz en “Función Cívica de 2 de septiembre” (Testimonios de la Época
Emancipadora), Caracas, BANH, 1961, 343—345). Y se cierra con aviso donde anuncian
que el periódico será mensual en lugar de quincenal como se había anunciado en el Nº1,
que no se conserva. De los reproducidos sólo tiene fecha el Nº 7, de enero de 1812.
Mal podía El Patriota… ser contemporáneodel Semanario, como afirma, si Sanz
dejó de firmar –y probablemente se retiró, con el Nº XXVI, del 28 de abril de 1811 y el
periódico debía sobrevivir todavía cuatro números aparecidos entre el 30 de junio y el 21 de
julio de 1810.
Hablando de Miguel José Snaz y José Domingo Díaz, no puede decirse que uno u
otro fuera partidario de la monarquía absoluta. La sección “Estadística”, que escribióDíaz,
se prestaba poco para hacer propaganda directa o indirecta sobre el tema, a no ser que
consideremos como tal el reconocimiento del incremento demográfico, agropecuario y
cultural –este último en las capas más elevadas y los dos primeros en provecho del
exclusivista sector dominante, pues entre artesanos, músicos y otros servidores que no eran
blancos, o si lo eran no pertenecían, portrabajar con sus manos a la élite social, no sólo se
había incrementado la cultura sino también la riqueza.
Si dejamos de lado la posición de José Domingo Díaz y nos concretamos a la de
Miguel José Sanz, tenemos que reconocer que pertenecía a la élite social, pero no por ser
“mantuano” sino por la profesión que desempeñaba. Y Díaz había sabido ganarse la suya
contra viento y marea, tanto comomédico de la ciudad como profesional competente.
Pero ni uno ni otro eran bien vistos por la élite social, aun antes de la
Independencia. Ambos eran protegidos del Capitán General don Manuel Guevara
Vasconcelos. Díaz es nombrado, a pesar de la resistencia del Cabildo, Médico de la ciudad,
y Sanz, entre otras cosas, escribe las célebres Ordenanzas Municipales…, que terminadas
en 1802 nuncavieron su aprobación por parte de los integrantes del Cabildo capitalino.
Nada ha quedado de ellas, salvo el trozo sobre “Educación” que Francisco Depons tradujera
en su libro Viaje a la parte oriental de Tierra Firme.
Agreguemos a lo anterior, su posición en la situación vivida en 1808, cuando presta
declaración voluntaria con motivo del juicio seguido a muchos mantuanos por pretender
crear unaJunta de Gobierno en la que participasen por igual españoles y criollos. Sanz se
alineó con los españoles y no con los miembros del Cabildo de Caracas y otros mantuanos;
pues Sanz “no era mantuano” (V. Caracciolo Parra Pérez, Historia de la Primera República,
2 V., Caracas, 1930, p. 230); la afirmación ya en el subtítulo mismo sobre “El periodismo
contrarrevolucionario de Miguel José Sanz yJosé Domingo Díaz”, no significa nada
especial, ni acusatorio, aunque así lo parezca. No debemos olvidar que salvo muy contadas
excepciones, y todas posteriores al 5 de julio de 1811, la Prensa de la Primera República
fue contrarrevolucionaria, es decir, no partidaria de la revolución, enemiga de la misma, del
enfrentamiento armado, pues era ilusión de muchos –y menos de Sanz que de otros –...
tracking img