La hoja

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1601 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 22 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El poder del sacerdocio
Élder John H. Groberg
De los Setenta
"Aun cuando el poder del sacerdocio es ilimitado, nuestro poder individual en el sacerdocio está limitado por nuestro grado de rectitud o de pureza".
|
Hermanos poseedores del sacerdocio de todo el mundo: Espero que apreciemos el inestimable privilegio de poseer el sacerdocio de Dios. Su valor es inconmensurable.
Por medio de supoder se han creado, se crean y aún se crearán y organizarán mundos, e incluso universos. Por medio de su poder se efectúan ordenanzas que, al ir acompañadas de rectitud, permiten que las familias vivan juntas para siempre, que se perdonen los pecados, que se sane al enfermo, que el ciego vea e incluso que se restaure la vida.
Dios desea que nosotros, Sus hijos, poseamos el sacerdocio y queaprendamos a usarlo adecuadamente. Nos ha explicado que:
"Ningún poder o influencia se puede ni se debe mantener en virtud del sacerdocio, sino por persuasión, por longanimidad, benignidad, mansedumbre y por amor sincero;
"por bondad y por conocimiento puro. . ."1.
Porque si ". . .ejerce[mos] mando, dominio o compulsión sobre las almas de los hijos de los hombres, [especialmente sobre nuestrasesposas e hijos] en cualquier grado de injusticia, he aquí, los cielos se retiran, el Espíritu del Señor es ofendido, y cuando se aparta, se acabó el sacerdocio o autoridad de tal hombre"2.
Y así vemos que, aun cuando el poder del sacerdocio es ilimitado, nuestro poder individual en el sacerdocio está limitado por nuestro grado de rectitud o de pureza.
Así como se requieren cables limpios conectadosdebidamente para llevar el poder de la electricidad, también se precisan manos limpias y corazones puros para conducir el poder del sacerdocio. La suciedad disminuye o impide el paso de la electricidad. Las acciones y los pensamientos impuros interfieren con el poder individual del sacerdocio. Si somos humildes, limpios y puros de manos, de corazón y de mente, nada que sea justo es imposible. Unantiguo refrán oriental declara: "Si un hombre vive una vida pura, nada podrá destruirle"3.
Por el amor que nos tiene, Dios ha decretado que cualquier hombre digno, no importa su riqueza, educación, color, cultura o idioma, puede poseer Su sacerdocio. Así, cualquier hombre adecuadamente ordenado, que sea limpio de manos, de corazón y de mente puede conectarse con el poder ilimitado del sacerdocio.Aprendí bien esa lección hace años, cuando era un joven misionero en el Pacífico Sur.
Mi primera asignación fue en una pequeña isla a cientos de kilómetros de la oficina de la misión, donde nadie hablaba inglés y yo era el único hombre blanco. Se me había dado un compañero local de nombre Feki, que en ese entonces servía en una misión de servicio a la Iglesia en obras de construcción y erapresbítero en el Sacerdocio Aarónico.
Después de ocho días con sus noches, mareado en una pequeña y maloliente embarcación, llegamos a Niuatoputapu. Tuve problemas con el calor, los mosquitos, la comida desconocida, la cultura y el idioma, además de sentir añoranza por mi hogar. Una tarde escuchamos llantos de angustia y vimos a una familia que nos traía el cuerpo flácido y casi sin vida de su hijo deocho años. Entre gemidos dijeron que su hijo se había caído de un árbol de mango y que no respondía a nada. Los fieles padres lo pusieron en mis brazos y dijeron: "Usted tiene el Sacerdocio de Melquisedec; devuélvanoslo sano y salvo".
Aun cuando mi conocimiento del idioma todavía era limitado, entendí lo que deseaban y tuve miedo. Quería escapar lejos, pero las expresiones de amor y de fe quebrillaban en los ojos de los padres y de los hermanos y hermanas me mantuvieron inmóvil en mi lugar.
Miré esperanzado a mi compañero. Se encogió de hombros y dijo: "Yo no tengo la autoridad adecuada. Usted y el presidente de rama poseen el Sacerdocio de Melquisedec". Como último recurso, dije: "Entonces éste es el deber del presidente de la rama".
No bien hube dicho eso, apareció el presidente de...
tracking img