La iglesia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1052 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL PAPEL DE LA IGLESIA EN EL S.XIX:

El siglo XIX español sigue siendo profundamente desconocido para el español medio. Lo que parece un siglo lejano ha condicionado una buena parte de la situación política y religiosa actual.
 
Una larga serie de Constituciones políticas, guerras civiles y crisis en todos los órdenes sociales dio paso al siglo XX, con nuestra Guerra Civil y la actualConstitución. Mirado con cierto grado de frialdad, el siglo XX fue el resultado de una historia convulsiva y de crisis no resueltas a lo largo de todo el siglo XIX.
 
En ese siglo, el papel de la Iglesia –como en tantos otros periodos históricos- fue fundamental. Pero pocos trabajos han acometido el empeño de sintetizar las evoluciones y cambios sufridos por el clero español, y por la Iglesia engeneral, en aquella época. Y este es el tema central de este libro que presentamos.
 
Manuel Revuelta González recoge en este volumen diversos artículos y trabajos publicados anteriormente. Ello no impide que el libro presente una clara continuidad temática que no “romperá” el hilo argumental. No obstante, el libro muestra altibajos dignos de ser mencionados.
 
Por un lado, encontramos el análisissociológico de la Iglesia española durante el siglo XIX como novedoso para el lector medio y muy acertado para tener una imagen adecuada de aquel siglo. Por otro lado, hay ciertas premisas ideológicas que no todo lector compartirá. Por ejemplo cuando el autor afirma: “La confesionalidad en la España contemporánea ha estado casi siempre acompañada de conflictividad. No siempre ha sido garantía depaz y libertad para la Iglesia”. 
 
Respecto a este planteamiento habría que señalar que en lo formal el autor tiene razón, aunque no en lo esencial. La conflictividad que se derivaba de las Constituciones españolas que reconocían el credo católico como el propio de los españoles, la generaban los revolucionarios liberales que no estaban dispuestos a aceptar esas premisas.
 
La confesionalidadde por sí no es ningún mal social ni político. Cierto es que el proceso de secularización –como bien señala el autor- impedía que las “confesionalidad” tuviera una aplicación práctica y aceptada.
 
La dificultad de este texto reside en que la contextualización es difícil y le hubiera obligado al autor a escribir varias obras. Así, él mismo reconoce que: “El acercamiento histórico a laconfesionalidad nos ha mostrado la complejidad y riqueza del tema”. Aunque dilucidar un juicio sobre las Constituciones españolas y su relación con la Iglesia es importante, la obra deja paso a otros temas de indudable interés. 
 
El capítulo tercero, por ejemplo, analiza sociológicamente la transición entre el viejo clero –arraigado en la complicada organización eclesial antes del XIX- y el clero nuevo,menos numeroso y más perseguido, pero en el fondo más espiritual y con más empuje a la hora de acometer nuevos retos evangelizadores.
 
Así, durante la Restauración, tras la I República, el clero “se lanza a la conquista del pueblo en la escuela, en el hospital, en la prensa o en el círculo obrero”. Este despliegue de energías no pudo conseguir la recristianización total de la sociedad, pero almenos le permitió a la Iglesia presentarse como una institución fuerte y respetable.
 
El capítulo cuarto es breve, pero en él se ensaya una reflexión sobre el drama de la exclaustración forzosa de los religiosos y la pérdida cultural y social que ello implicó.
 
Más extenso es el capítulo seis, dedicado a analizar el proceso de la secularización. En este capítulo el autor da especialimportancia a la distinción de “la secularización de las cosas y la de las actitudes”. En este caso, el capítulo se nos aparece como un reflexión interesante y profunda aunque propiamente abarca el siglo XIX y también XX. Nuevamente el lector encontrará posicionamientos más o menos discutibles e intuiciones bastante agudas que ayudarán a entender mejor el proceso de secularización.
 
Un último capítulo...
tracking img