La importancia de la educadora con el pediatra

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1407 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
|

La Presencia Educadora en el Pediatra
Siempre hemos creído que el pediatra general está en una posición privilegiada para observar la sociedad, analizar sus comportamientos e intervenir favorablemente sobre ellos. El punto de vista cualificado le viene dado por su situación respecto de la persona –niño hoy, hombre o mujer mañana-, respecto de la familia, de los educadores y de lacolectividad en que todos ellos desarrollan sus actividades. A poco que posea un espíritu curioso y atento, el pediatra general dispondrá en cada niño que acude a su consulta de una instantánea de la sociedad y de su época: el niño, punto central de su quehacer profesional, es síntesis y definición de ambas. Y la percepción de cualquier disfunción en su vida, de cualquier alteración en su entorno, puedenser estudiados y modificados con nuestra asistencia. Muchas veces será mediante un consejo directo, otras mediante pautas anticipadas; en cualquier caso mediante la educación.
En España somos más de 9.000 pediatras, y el 80% trabajamos en el primer nivel asistencial (en los Centros de Salud), donde mantenemos –diariamente y a lo largo de toda la infancia- una relación de proximidad y con gran poderde influencia sobre el niño, sobre la familia y sobre la comunidad. Nuestra consulta es el punto natural de entrada en el Sistema Nacional de Salud de cualquier preocupación sobre la salud del niño. Es el lugar donde se presta atención integral a los menores de 14 años, donde se hace un control sistemático de su crecimiento y desarrollo, y donde se realiza, además, una aproximación médica decarácter general y completa a todos sus problemas. Todo ello con capacidad administrativa para coordinar y prescribir cualquier intervención que se considere necesaria. La forma en que está organizado nuestro trabajo está pensada para ejercer estas tareas de forma constante desde el nacimiento y, a veces, mediante el desarrollo de programas específicos; es decir, como actividades de supervisión,promoción de la salud y prevención de la enfermedad a las que “teóricamente” debiéramos dedicar un 40% de nuestra consulta.
Como médicos se reclama insistentemente nuestro consejo sobre alteraciones del comportamiento o de las relaciones entre padres e hijos, entre el niño y la escuela y entre el niño y la comunidad. Hoy tenemos que dedicar más tiempo a los problemas relacionados con la salud mental,social y de interrelación de los niños. No obstante, es frecuente que sean los padres los que decidan si tal o cual preocupación debe de ser sometida a nuestra atención. Los pediatras asistimos como elemento pasivo a todo el proceso educativo del niño, poco más que esperando sus consecuencias; presenciamos la aparición de los conflictos familiares, escolares y sociales casi siempre tras haberrenunciado a nuestro enorme poder de actuación. En nuestro trabajo diario seguimos dando prioridad a las actividades curativas, más medicina sintomática que de resolución etiológica. Aunque cada vez más estudios señalan que debiéramos intervenir de manera activa y decidida en las primeras pautas educativas del niño.
Otro punto que señala nuestra responsabilidad. El niño no es un adulto en miniatura,lo cual ya es bien evidente en su traza, en la consideración de sus condicionantes fisiológicos y de su actividad mental. Sendos aspectos –anatómicos, fisiológicos y psíquicos- nos lo revelan como un ser en cambio continuo, un ente fundamentalmente dinámico. Y eso, precisamente, le da un interés máximo. En primer lugar, porque esta condición dinámica representa junto a su principal característicabiológica el motivo primordial de su fragilidad, del carácter lábil y moldeable de su constitución psicofísica. Es ser inmaduro -un ser “por hacer”-, que encierra todas las potencias del hombre superior. Sin embargo, es también el elemento –insistimos, lábil y moldeable- sobre el que diversos factores ambientales –su familia, los medios cultural, socioeconómico, geográfico, nutricional y...
tracking img