La increíble mañana de pirulito

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1299 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
La increíble mañana de Pirulito

Esa mañana, Pirulito se despertó tarde – como dos de cada tres mañanas – y tuvo que salir al trabajo sin desayunarse, corriendo, porque si no se apuraba, perdía el ómnibus. Grande fue su sorpresa cuando, al abrir su puerta, vio a sus pies decenas de miles de caracoles, una verdadera alfombra de caracoles que cubría el jardincito de su casa, salía por el portónhacia la vereda y la calzada, y se perdía ante su vista sin que pudiera ver dónde tenía fin.

Mayor fue su asombro cuando uno de los caracoles se subió a su zapato izquierdo y con voz solemne dijo:

-¡Honor y gloria a ti, grandioso Pirulito el Lento I, rey de los caracoles!

Pirulito no dio respuesta alguna al caracol, retrocedió dos o tres pasos hacia la entrada de la casa intentandomantener la calma, cerró los ojos y se los froto con ambas manos. Los abrió y los caracoles ya no estaban. Confundido, pero a la vez aliviado de que todo parecía haber terminado, retomo lo que estaba por hacer y corrió hacia la parada de todas las mañanas. Llegó justo cuando se estaba estacionando, subió, y al ver el único asiento que quedaba libre en todo el ómnibus no dudo ni un segundo y se sentóacompañado de un suspiro, tan largo como las horas que lo esperaban para trabajar.
Llegó al restaurante donde trabajaba como cocinero, era un lugar donde se podía ver gente a toda hora, era uno de los mejores en la ciudad. La cocina era la decaída por todo cocinero, disfrutaba de su trabajo, pero esa mañana fue la excepción, la voz de ese caracol repitiendo una y ora vez esa frase: ¡honor y gloria ati, grandioso Pirulito el Lento I, rey de los caracoles! le retumbó la cabeza todo el tiempo.

Había llegado del trabajo exhausto como nunca le sucedió, cuando vio, al quitarse sus zapatos para poder ponerse a descansar, al mismo caracol de la mañana en su pie izquierdo, era inconfundible ese color rojizo nunca antes visto por Pirulito. Abrió la ventana y lo lanzo lo mas lejos posible, comoqueriendo que todo fuera un simple sueño. Aseguro todas las entradas de su casa para que ningún caracol lo molestara en el día, y ahora si pudo finalmente recostarse sobre su sofá, cuando la misma voz que retumbo su cabeza durante el trabajo lo invadió:

-¿Porque nos intentas evitar Majestad?- preguntó el caracol, que increíblemente ingresó nuevamente a la casa de Pirulito como por arte de magia. Élse encontraba junto al respaldo del sofá.

-Eeeeeeh no lo se- respondió pirulito sin querer creer lo que estaba viviendo.

-Acéptalo Pirulito gobernar nuestro reinado es tu deber- explicó el caracol

-¡No esto no puede ser real, los caracoles no hablan!- dijo Pirulito gritando, y corrió hacia su cuarto y se encerró.

Ese fue el primer dialogo que tuvo Pirulito con el caracol. No sintiódurante el resto del día la presencia del caracol, parecía haberse ido. A la mañana siguiente Pirulito se despertó, era su día libre de trabajo así que lo hizo tarde. Cuando se decidió a levantarse lo recibió el caracol, Pirulito ya se estaba acostumbrando a él, lo saludo como un verdadero rey y luego dijo:

-Lento I, mis disculpas por no haberme presentarme aún, yo soy el representante del puebloy soy reconocido como Sam- le informó el caracol.

Pirulito cansado de rechazar al caracol y que éste siempre regresara, se decidió a conocer sobre él y su pueblo, sabiendo que en su mente nada podía ser real.

-Hola Sam, yo también te pido perdón por los rechazos- comentó Pirulito

-No hay ningún problema Su Majestad. Me gustaría que conociera nuestro pueblo por favor.

-No lo se Sam,temo aplastar a alguno de los caracoles por mi enorme estatura comparada con la suya- respondió tímidamente al pedido del caracol.

-No te preocupes tenemos todo preparado, hemos esperado miles de años por este momento, por la llegada de nuestro gobernante.

-Si es así lo acompañaré.

Sam comenzó la marcha, demoraron una hora y veinte minutos en llegar al jardín trasero de la casa de...
tracking img