La increible y triste historia de la candida erendira

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (629 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cándida Eréndira es una tierna jovencita que vive al lado de su abuela en una caserona lujosa; la joven cuida de la gruesa y blanca anciana que de tan gorda apenas si camina por su cuenta. La gordaanciana la llena de quehaceres que realiza sin chistar; una a una las recomendaciones antes de acostarse que deben ser supervisadas por la joven. Esa noche en que la anciana le hizo tantasrecomendaciones el “viento de su desgracia, como una manada de perros entró en su habitación” tumbó el candelabro y quemo la gran caserona. Temprano sólo quedaban las ruinas. La vieja le dice a cándida Eréndira”:mi niña, no te alcanzará la vida para pagarme este percance. Ese mismo día la llevó con un viudo escuálido para le pusiera precio a su virginidad; la subieron en una balanza; Eréndira no pesaba másde 42 kilos y pujando por el precio quedaron 220 pesos; la vieja alegaba que Eréndira le había causado un daño de más de un millón de pesos. El viejo viudo llevó a Eréndira a un cobertizo donde lajoven se resistía, pero la fuerza del viejo se impuso y fue violada en una hamaca. Cuando no hubo hombre en el pueblo que no hubiera probado del fruto de la Eréndira; la abuela se la llevó en un camión decarga por los rumbos del contrabando. El camionero hizo el amor con Eréndira y quería llevársela, la abuela le dijo que sí, si pagaba los más de ochocientos mil pesos que le había hecho perder. Laabuela se asentó en medio de un pueblo para recibir los hombres. El primero en llegar fue un cartero al que la ofreció por cincuenta pesos, el cartero le dijo: ni que la tuviera de oro; la abuela lecobró menos con la condición de que hiciera correr la voz. La estrategia fue tan exitoso que los hombres hacían cola; la abuela le dijo que si las cosas seguían así en poco más de ocho años le habríapagado. Eréndira estaba agotada y enferma, cuando unos soldados hacían cola se crispó y empezó a llorar. Ulises, hijo de un holandés la visita era rubio como un ángel, había robado dinero a su padre...
tracking img