La injusticia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1122 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
"Nunca deberéis callar ante la injusticia"

Jueves 07 de junio de 2001 | 12:00
El 15 de diciembre de 1999, el entonces director de la Escuela Militar, general Carlos Daners, reclamó a los noveles alféreces no “callar ante la injusticia, aquella que pueda ser generada por hechos carentes de honor, de ética o de respeto, pues están a vuestra disposición los procedimientos reglamentarios paraenfrentarlos, debiendo siempre hacerlo como un verdadero soldado, de frente, lealmente y profundamente convencido de vuestra razón”.
En su mensaje, dirigido a los oficiales de la promoción “Fin de Siglo”, Daners insistió en su demanda: “Profesad y exigid rectitud de procedimientos haciendo de eso un culto, única forma que la verticalidad se afiance y la subordinación se dignifique, no debiendojamás confundir subordinación con obsecuencia, ya que de así hacerlo, quebraréis una de las cualidades innatas de la profesión, que es ejercer un mando digno para tener subordinados leales”. Y advirtió: “Quien así no lo haga, traicionará a la institución y a su historia, ya que ésta deberá tender a la búsqueda de la excelencia profesional en todas sus acciones, fundamentándose la misma en la sumatoriade individualidades que pugnarán siempre por ser mejores, transitando por los caminos que dibujan la ética y moral, y sobresaliendo por méritos propios”.

Ante la injusticia hay tiempo para todo: para callar y para hablar
A las 12:00 AM, por María Lourdes
Categorías : Importado
A comienzos del 2004, los alumnos de “Thomas Aquinas College” (EE.UU.) ayudaron a cerrar un abortuario enVentura, California, tras rezar 6 años ante la clínica los días en que se practicaban abortos [ver foto]. Se cerró en el sexto aniversario del fallecimiento de Angela Baird, una jóven de 19 años que comenzó la iniciativa pocos meses antes de morir y que murió ofreciendo sus sufrimientos por las víctimas del aborto.
Hoy en Madrid hubo una manifestación por la vida y por todo el mundo hay personas querezan por el fin al aborto. Ante la injusticia se puede y se debe encontrar el tiempo para lucharla. Nuestro Señor anunció en el evangelio del V domingo de Cuaresma: “Ahora va a ser juzgado el mundo; ahora el Príncipe de este mundo va a ser echado fuera” (Jn. 12, 31) por Su Pasión, Muerte y Resurrección. A Su Luz, podemos contemplar mejor nuestros pecados y los que corrompen el mundo y tenemos eldeber de echar al “Príncipe de este mundo” de nuestras vidas y de nuestra sociedad en el tiempo propicio: ahora.
Jesús no calló ante las injusticias (y no hay mayor que el pecado - la injusticia contra Dios), pero sufrió en silencio cuando la muchedumbre clamó por su muerte. “Todo tiene su momento […] Hay tiempo de nacer y tiempo de morir; […] tiempo de callar y tiempo de hablar…” (Eclesiastés 3,1-2.8). Cuando los hombres quieren matar para decidir ellos mismos el “tiempo de nacer y tiempo de morir”, es tiempo de hablar, de “poner el remedio oportuno, a fondo, con caridad y con fortaleza, con sinceridad. No caben las inhibiciones. Es equivocado pensar que con omisiones o con retrasos se resuelven los problemas. (S. Josemaría Escrivá, Amigos de Dios, 157)
La corrección fraterna es unaobra de misericordia, pero cerrar los ojos ante la injusticia puede ser un pecado de omisión: “Si lo dejas estar, peor eres tú; él ha cometido un pecado y con el pecado se ha herido a sí mismo; ¿no te importan las heridas de tu hermano? Le ves perecer o que ha perecido, ¿y te encoges de hombros? Peor eres tú callando que él faltando.” (S. Agustín, Sermón 82). Pero, “Si alguno de vosotros se desvía dela verdad y otro hace que vuelva a ella, debe saber que quien hace que el pecador se convierta de su extravío, salvará el alma de la muerte y cubrirá la muchedumbre de sus pecados.” (Santiago 5, 19-20)
Cuando hay peligro de que alguien cometa pecado mortal o lo haga y podemos corregir con la esperanza de que se enmiende el corregido, debemos hacerlo por amor a Dios. Pero, antes del “tiempo...
tracking img