La laguna de leandro

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4511 palabras )
  • Descarga(s) : 39
  • Publicado : 24 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Laguna de Leandro
Allá por el año 1936, recogimos de los labios de un anciano quemador de piedra caliza de Coctaca, Don Teodoro Zapata, la siguiente versión que, con ligeras variantes circula cada vez mas olvidada y deturpada , entre la población campesina de Rodero, Hornaditas y Atojara, localidades todas, del departamento de Humahuaca. Cuentan que hace muchísimos años, vivía en Queragua,también distrito de Humahuaca, donde tenia su ranchote adobe, su mujer, su rebaño de ovejas y tropas de llamas, un runa llamado Leandro, bueno y trabajador, pero muy interesado en los bienes materiales, tal vez por su misma condición de suma pobreza. Su vida se deslizaba sin mayores alternativas en la soledad de sus cerros agrestes, interrumpida solamente de vez en cuando por cortos viajes a losvalles, para proveerse de ocas y yacones, y a las salinas para traer a su hogar, los indispensables panes de sal, para todo el año. Precisamente en uno de esos viajes a Tres Morros, conoció a un viejo arriero puneño, quien le refirió de ciertas versiones oídas en su niñez, en las interminables noches puneñas, al lado de la fogata de tolas, mientras los mayores tomaban sus “tecitos” de pupusa,reforzados generosamente con aguardiente “del Puro”, que en los primeros tiempo de la conquista de los españoles, habían llegado emisarios del Inca Atahualpa, pidiendo se entregaran a los mismos, todo el oro y la plata que tuvieran , para pagar su rescate. Dichos emisarios habían cumplido acabadamente su misión y ya regresaban ascendiendo trabajosamente la quebrada de Humahuaca, con sus reatascargadas al máximo con los preciosos metales, pues habían conseguido: pepitas, Vinchas, paladares, brazaletes, placas pectorales, campanillas, llamitas y cetros de madera del chaco, adornados con anillos y punteras de oro; cuando llegaron chasquis con la infausta noticia, de que el Inca, había muerto vilmente asesinado por los traidores españoles, no obstante la solemne promesa de que su vida seriarespetada, mediante la entrega del rescate estipulado. Después de apresuradas deliberaciones, y no deseando que los tesoros recogidos cayeran en el poder de los enemigos de su raza, resolvieron arrojar sus cargas, en las proximidades de la solitaria y casi desconocida laguna, que esta situada a unos tres mil metros de altura al NE del pueblo de Humahuaca. Y así lo habrían hecho.
VolvióLeandro del viaje, y contó a su mujer, lo que le había informado el viejo salinero, y desde ese día no vivieron tranquilos pensando en la forma más viable de apoderarse del fabuloso tesoro, hundido en las serenas aguas de la laguna. Entrar directamente en ella, resultaba a todas luces imposible, se decía que no tenia fondo, que se tragaba irremisiblemente a cuanto objeto o ser viviente caía sobre lasuperficie de su traicionero espejo. El echo es que a partir de ese entonces comenzó a realizar recorridas a través de los cerros de Queragua, hasta la laguna legendaria, para ver si de alguna manera podía resolver el problema que le quemaba los sesos...
Finalmente, después de consultar con su mujer, resolvió que el único medio posible seria desagotarla construyendo un zanjón de desagüe, enla zona más declive del terreno. Como no se le escapaba la magnitud de la tarea a realizar pensó en reunir algunos vecinos para que lo ayudaran, pero su mujer se opuso terminantemente, pues no deseaba compartir con otros los frutos del ambicioso plan.
- Tú cavarás y yo te allegaré el charqui, el mote y el tulpo para que comas; que agua tienes harta para tomar… Leandro puso manos a la obra, losdías y los meses pasaban, cuando una tarde febrero, comenzó a bramar el viento, se encrespo la laguna en la inmensidad de la aguas; del centro de la misma se elevo una densa nube, bramo el trueno repetido cientos de veces por el eco de los cerros cercanos, y emergió súbitamente del agua, la figura de un formidable cuadrúpedo con las astas de puro oro. Tan aterrorizado estaba que ni si quiera...
tracking img