La legion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 588 (146966 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 18 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
VALERIO MASSIMO
MANFREDI

La última legión

Traducción de
José Ramón Monreal

Grijalbo

Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita de los titulares del copyright, bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, así corno ladistribución de ejemplares de la misma mediante alquiler o préstamo públicos.

Título original: L'ultima legione
Traducido de la edición original de
Arnoldo Mondadori Editóre, SpA, Milán
Ilustración portadilla 1.a parte, Pars Prima: Detalle de mapa medieval de Tabula Peutingeriana
(Cod. 320 de Staatsbibliotek de Viena)
Ilustración portadilla 2.a parte, Pars Saecunda: Detalle de LíberAgrimensorum, extraído de la edición de Plinio el Viejo, Einaudi. (Archivo Biblioteca Vaticana)
Ilustración portadilla 3.a parte, Pars Tertia: Detalle de Líber Agrimensorum, extraído de la edición de Plinio el Viejo, Einaudi. (Archivo Biblioteca Vaticana)
© 2002,Valerio Massimo Manfredi
© 2002, Grupo Editorial Random House Mondadori, S. L.
Travessera de Gràcia, 47-49.08021 Barcelona
© 2002, JoséRamón Monreal, por la traducción
Primera edición: octubre de 2002
Reservados todos los derechos
ISBN: 84-253-3705-4
Depósito legal: B. 34.882 - 2002
Impreso en A & M Gràfic, S. L., Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona)

Escaneo y Revisión: Warlok72 (Enero 2004)

GR 37054

agradecimientos

En el momento de dar a la imprenta La última legión deseo dar las gracias a Cario Carlei y aPeter Rader con quienes he desarrollado esta idea narrativa en la perspectiva de una transposición cinematográfica: su inestimable contribución ha enriquecido de forma significativa esta historia.

a Dino

Fecisti patriam diversis gentibus unam.

Rumio Namanciano,
De reditu suo, 63

prólogo

Estas son las memorias de Myrdin Emreis, druida del bosque sagrado de Gleva a quien los romanosllamaron Meridio Ambrosino, escritas a fin de que la posteridad no olvide los avatares de los que soy el último testigo.
He franqueado desde hace ya tiempo el umbral de la extrema vejez y no encuentro explicación para que mi vida siga prolongándose más allá de los límites que normalmente la naturaleza asigna a los seres humanos. Tal vez el ángel de la muerte se ha olvidado de mi, o quizá quieradejarme este último lapso para que haga penitencia por mis pecados, que son muchos y graves. Sobre todo de presunción. Porque mucho he presumido de la inteligencia que Dios me diera y por vanidad he dejado que se difundieran entre la gente leyendas sobre mi clarividencia o incluso sobre unos poderes que solo pueden ser atribuidos al Creador Supremo y ala intercesión de los santos. Oh, sí, me hededicado también a las artes prohibidas, las escritas por los antiguos sacerdotes paganos de esta tierra en la corteza de los árboles, sin considerar sin embargo que haya obrado mal. En efecto, nada puede haber de malo en escuchar las voces de nuestra antigua madre, de la naturaleza soberana, las voces del viento entre las copas, del murmullo de las fuentes en primavera y del susurrar de las hojas enotoño, cuando las colinas y las llanuras se recubren de un manto de colores rutilantes en las calmas puestas de sol que anticipan el invierno.
Nieva. Grandes copos blancos danzan en el aire y un manto blanco cubre las colinas que coronan este valle silencioso, esta torre solitaria. ¿Será así el país de la paz eterna? ¿Es esta la imagen que veremos para siempre con los ojos del alma? Si así fuerasería dulce la muerte, grato el tránsito a la última morada.
¡Cuánto tiempo ha pasado! Cuánto tiempo desde los días tumultuosos de sangre y de odio, de los enfrentamientos, de las convulsiones de un mundo agonizante que he visto hundirse y que creía inmortal y eterno. Y ahora, mientras estoy a punto de dar el último paso, siento el deber de transmitir la historia de ese mundo moribundo y de cómo...
tracking img