La ley 100: el fracaso estatal

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 28 (6788 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 7 de octubre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Ley 100: el fracaso estatal en la salud pública
Luis Ángel Villar C. MD, MSc. Decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Industrial de Santander, UIS. Profesor Titular, Escuela de Medicina Universidad Industrial de Santander. Desde que César Gaviria decreto las “reformas estructurales de la economía” un puñado de negociantes de la salud y el sector financiero se han venidoenriqueciendo con cada una de las reformas que se han implementado en el sistema de salud, mientras la inmensa mayoría de la población colombiana se hunde cada día más en la pobreza. Hospitales públicos cerrados, enfermedades infecciosas que resurgen, otras cuyos índices se disparan, despido de trabajadores, pálidas campañas de vacunación, centros de investigación científica clausurados, enfermos que debenresignarse a morir en sus casas son las nefastas consecuencias de la Ley 100, cuyo ponente en el Congreso fue el actual Presidente de la República. Deslinde

Los desastres de la Ley 100 Once años después de la vigencia de la Ley 100 presentada al Congreso por su ponente Álvaro Uribe Vélez, y a pesar que el gasto en el sector se ha duplicado, pasando del 1,8 % al 3,6% del Producto Interno Bruto(PIB), la salud de los colombianos exhibe un balance catastrófico; ha sido convertida en mercancía y bajo el pretexto de la cobertura universal se halla en manos de la especulación del capital financiero, siendo norma que el Estado haya abandonado la salud pública y sus propias instituciones. En cobertura, el principal objetivo aparente de la Ley, los cálculos más bondadosos estiman que un 47% dela población permanece sin ningún tipo de aseguramiento. Cerca de veinte millones de compatriotas, sin trabajo ni ingresos, precisamente los más pobres de la nación, permanecen en el modelo de la Ley 100 sin protección en salud bajo el paradójico eufemismo de “población vinculada”. Ellos son los usuarios naturales de la Red Pública Hospitalaria (RPH), cuya cuenta paga (o más bien no paga) elgobierno a través de sus transferencias y aportes. Para su atención, los “vinculados” dependen exclusivamente de los hospitales públicos, el más importante argumento a favor de una RPH colombiana fortalecida en lo financiero, científico y administrativo. Sin embargo, y como muestra de la debacle en que se sume la nación, la actual crisis hospitalaria no conoce antecedentes y con cada cierre de unhospital se amenaza la salud y se condena a un sinnúmero de compatriotas. “Carnetización” no equivale a “cobertura”; estar “sisbenizado” solo da el derecho a engrosar una larga fila de espera regulada por intereses ajenos al bien común. En estos términos, únicamente se garantiza el ingreso de una proporción de la población al Régimen Subsidiado. Quien lo consigue se ve enfrentado a las seriasrestricciones del Plan Obligatorio de Salud (POS) subsidiado, de impresentables inequidades frente a lo ofrecido por el POS contributivo, restringiendo gravemente su acceso a una plena atención en salud. Baste decir que en los hospitales públicos pacientes del régimen subsidiado se convierten diariamente en “vinculados” y son estas instituciones quienes terminan asumiendo las limitaciones derivadas delescaso alcance del plan de servicios subsidiado. Así, ni carnetizarse ni asegurarse garantizan un acceso pleno a la atención de salud y –nuevamente en cumplimiento de su misión social– la RPH emerge como el escenario de atención de salud donde a pesar de las múltiples carencias derivadas del desinterés estatal, se provee cuidado con equidad a todos los pacientes, independientemente de su nivel deaseguramiento.

Tampoco la población asalariada y sus familias, asegurados bajo el llamado “régimen contributivo”, tienen razones para estar satisfechos. La celada tendida al ISS en favor del capital financiero durante toda la década anterior ha llevado al Instituto –como principal EPS pública– a un estado de extrema postración que afecta seriamente la calidad de atención de sus usuarios, quienes...
tracking img