La leyenda de sigfrido

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 23 (5736 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Se cuenta que en el principio de los tiempos, los dioses del pueblo germánico, vivían en el Walhalla, un refugio de paz y dicha. Wotan u Odín, era el dios principal y gran patriarca, junto con él vivían sus hermosas hijas las valquirias, preciosas y jóvenes mujeres guerreras indomables que cabalgaban en corceles blancos e intervenían en la guerra, recogiendo a los muertos del campo de batallapara ser llevados al Walhalla, donde recibirían el premio a su valor de manos del mismo Odín.
Como en otras culturas, en ésta, el dios más grande tuvo descendientes mortales: 2 hijos, una niña y un niño, que llevaron el nombre de Siglinda y Sigmundo, respectivamente. Ambos fueron separados desde pequeños. Sigmundo fue desterrado mientras que Siglinda fue dada en matrimonio a Hunding, un guerrerobárbaro y de maneras brutales, con quien Siglinda no sentía mucho apego. Sin embargo, Hunding la desposó y se la llevó a vivir a una cabaña rústica en el bosque, la cual rodeaba un magnífico y colosal fresno. Durante la boda, la cual se realizó en la cabaña del bosque, ocurrió un hecho curioso, un hombre con aspecto de vagabundo entró en la sala del banquete, iba cubierto por una túnica oscura y soloel brillo claro y resplandeciente de sus ojos revelaba su divinidad. Mientras los invitados a la boda se quedaban mirándole sorprendidos, el extraño se acercó a Siglinda y la alentó y le dio consuelo. Luego, en un acto impredecible sacó de su manto una magnífica espada y la hundió sobre el fuerte roble que se encontraba en el centro de la cabaña. Después con fuerte voz dijo "Quien logre sacarlade ahí tendrá la espada más fuerte de todas", y habiendo pronunciado estas palabras desapareció sin dejar rastro. Aquel invitado imprevisto era nada más y nada menos que Odín, y la espada que había clavado en el árbol era Nothung, la espada más poderosa del mundo.
Como era de esperarse, los invitados no tardaron en intentar sacar la poderosa espada, uno tras otro, probaban su fuerza en vano. Y laespada quedó ahí clavada. Tiempo después, Sigmundo, que había pasado años de luchas y desventuras, llegó por casualidad a la casa de Siglinda. Los dos jóvenes no se reconocieron, pero había algo en Sigmundo que resultaba sumamente atractivo para Siglinda. Y cuando al fin Siglinda hubo reconocido a su hermano, se entregó a sus brazos y repudió a su marido Hunding. Siglinda le pidió a Sigmundo quesacara la espada que nadie había podido siquiera aflojar. Sigmundo se dirigió pronto a la tarea y al momento que tocó la espada sintió que una poderosa fuerza le invadía el brazo, tras lo cual pudo sacar a Nothung. Con Nothung en su poder, Siglinda le entregó su amor a Sigmundo, sabedores ambos de su origen divino. Sellado su amor, decidieron escapar lejos de la cabaña, lejos del marido impuestopor la fuerza, así que sigilosamente ambos amantes salieron de la cabaña. Pero al despertar, Hunding salió en frenética persecución de la infiel esposa y el hombre que la había tomado, manchando su honor, más sin éxito. Un año después, la pareja, tuvo un precioso hijo varón de nombre Sigfrido. El destino parecía sonreírles y la felicidad bien se veía, iba a ser eterna, más sin embargo les aguardabaun fatal encuentro, cuando se presentó la ocasión en que Sigmundo debería luchar contra Hunding, quien contaba con la protección de Odín, por la afrenta que había tenido que sufrir. Era pues, el destino de Sigmundo, caer derrotado a manos de Hunding. Mientras tanto en Walhalla, los dioses deliberaban acerca de lo que debía hacerse y fue Friga, la esposa de Odín, quien convenció a este de quediera la victoria a Hunding pues deseaba castigar la separación ilícita de Siglinda, muy a su pesar, puesto que Odín, al principio apoyaba a Sigmundo.
Sin embargo, iniciado el feroz combate, una de las valquirias, la bella Brunilda, se compadeció de Sigmundo y contradiciendo las órdenes de su padre Odín, socorrió piadosamente al joven en apuros. Odín al percatarse de que Brunilda estaba ayudando...
tracking img