La leyenda del sombrero

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (474 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA LEYENDA DEL SOMBRERON

Los abuelos de mis abuelos, le contaron esto a sus nietos a la luz de la luna, y de la fogata tomando una taza de café sabroso y unos guineos asados.
Cuando yo era jovensalí de cacería, tomé mi escopeta, pólvora y las balas de plomo, suficientes y una bola de pozol para no tener hambre. Recuerdo que eran como las 10 de la mañana y empecé a caminar rumbo al monte,porque quería comer carne de venado, me adentré a los matorrales con los perros que se dispersaron alegremente empezando a buscar rastros de animales silvestres, y posiblemente huellas de venados.Había caminado ya durante dos horas, cuando salí a un lugar plano, una meseta; totalmente descampado sin árboles que obstruyeron la vista, y me invadió un silencio total que extrañamente los perrosquedaron mudos; porque a los lejos; iba un hombre montado en un soberbio venado; con una ramazón como cornamenta; muy grande; tal vez el más grande que haya visto, extrañamente el rostro del hombre no seveía por el sombrero muy grande, amplio y su cuerpo pequeño como el de un niño; me que perplejo, sin habla porque llevaba arriando un hato de todo tipo de animales silvestre; estuve observando durantemucho tiempo sin darme cuenta de que ya estaba a mi lado; reaccione cuando me dijo:- ¿Por qué vienes a matar a mis animalitos? – qué; - ¿no sabes que tienen dueño? no le respondí porque tenía muchomiedo, estaba temblando y me castañeaban los dientes, volvió a decirme – por esta vez te voy regalar uno, el que tú quieras pero prométeme que no vas a venir de nuevo a cazar hasta dentro de dos meses,cuando se aparearon los animalitos, pero no mates a las hembras.
De pronto me vi rodeado por muchos venados machos, busque primero el más grande, cuando me di cuenta de uno que estaba golpeado ysangrante y dispare sobre él.
Después de esto todo el venadaje salió a galope tendido; tomé el venado y cuando regresaba a mi casa por el camino, un hombre de aspecto cruel risa burlona, con una...
tracking img