La Leyenda Negra

Para contrapesar los argumentos de la “leyenda negra”, una minoría de críticos de la Iglesia y de utopistas denunciaron a los conquistadores como tiranos del poder, que no reconocían límites en suexplotación de los indígenas y que por lo tanto, socavaron la misión de salvación cristiana aunque de palabra estuvieran a “su servicio”.
Los colonizadores calificaban a los misioneros como hombresdominantes, que no sólo monopolizaban el acceso a los indígenas, sino también recurrían a la violencia y a la crueldad como métodos de instrucción cristiana. Algunos colonizadores defendieron a losindígenas de las torturas de los religiosos y demandaron intervención para regular y disciplinar la conducta de las misiones.
La dinámica política de la conquista promovió la proliferación rápida deentradas españolas, expediciones por parte de colonizadores seculares y misiones hacia fronteras que aún pudieran otorgar riquezas, estatus o almas.
La construcción de una posición social establecida en unorden social multirracial, el desarrollo de las instituciones y la pretendida conversión cristiana, quedaron en segundo plano con respecto al comercio descarnado de seres humanos al servicio deminas, plantaciones y zonas coloniales más asentadas.
La política de conquista no sólo desencadenó el partidismo y fue un motor para la expansión, sino que también provocó durante medio siglo un debatesobre valores, conductas y política social.
Para la corona, las denuncias acerca de la crueldad de los conquistadores respaldaban su temor de que alguno de ellos independientes y librepensadores,terminaran por socavar los intereses reales.
Se originaron dos de las imágenes más duraderas en la historia acerca de la conquista: la noción de que los españoles eran increíblemente mezquinos,irresponsables y violentos en la explotación y en sus obsesiones; y la noción de que la conquista cargó a los indígenas con una devastación de proporciones impensables. Estas imágenes, fueron aprovechadas y...