La llorona leyenda

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (605 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
[pic]La llorona
Esto acontece en el mes de noviembre del 2002. El frío era más intenso y las calles estaban más silenciosas y obscuras de lo normal, y una intensa lluvia acababa de caer en laciudad. Hugo vivía con su esposa y su pequeño hijo de tres años por el rumbo del Jardín de Guadalupe.
¿Alguien ha visto a mis hijos? ¿Mis hijos? ¿Dónde están mis hijos?
—¡Ah, caray!, ¿Y eso?, una mujerbuscando a sus hijos en la noche, ha de andar bien borracha, mejor me voy a mi casa.
Hugo llegó a su domicilio, caminaba despacio por un pasillo largo y obscuro. Entró a un viejo baño para lavarse elrostro antes de dormir.
¿Tú has visto a mis hijos?
Hugo gritó de espanto: ¡Ay! ¡Ay! ¡Ay!
Al voltear la vista, vio reflejado en el espejo del baño la silueta de una mujer.
—¿Qué pasa Hugo? ¿Quétienes? ¿Por qué tanto escándalo?
—Adela, te juro que una mujer en el baño me hablaba y me decía cosas al oído.
—¡Eso quisieras!, ¿Dónde estabas?
—¡Te lo juro que sí!
—Sí, sí, ándale, ya vámonos adormir.
—¿Alguien ha visto a mis hijos? ¿¡Mis hijos!?
Hugo sintió de nueva cuenta congelantes escalofríos.
—¡Adela!
—¿Qué? ¿Qué es eso?
¿Alguien ha visto a mis hijos?
—No me querías creer, pero telo juro que yo vi a esa mujer. Pero te lo juro.
—Ay, sabes que, yo creo que ya me contagiaste de tus mugres nervios. Ha de ser alguien que no tiene que hacer, mejor ve a ver al niño, no sea que sehaya despertado con el relajito.
Entró a oscuras a la habitación de su hijo. A tientas se acercó a su cama para tocarlo, pero este no estaba ya. Sólo quedaban las sábanas extrañamente mojadas.—¡Adela!, ¿el niño está allá contigo?, porque no lo encuentro por ningún lado.
¿Tú eres uno de mis hijos? ¡Ven! ¡Ven, conmigo! ¡Tú eres uno de mis hijos! ¡Ven!...
Los padres se llenaron de terror al escucharestás palabras, su hijo no estaba por ningún lado. Pero al parecer, aquella aparición de terror, lo había encontrado antes que ellos.
—¡Suéltame! ¡Tú no eres mi mamá! Le voy a decir a mi papá,...
tracking img