La loca de la casa, rosa montero

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (865 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Por: Miguel Alexander López Cruz

LA IMAGINACIÓN: ¿LOCA O FUENTE DE LOCURA?
Es una verdad indiscutible que la literatura está hilvanada con los inextricables cordoncillos de la ficción, al igualque bien se sabe ya que las obras narrativas poseen la característica de verosimilitud que hace trastabillar a los lectores entre el lindero que separa lo ficticio de lo real. Así pues, nos lorecuerda Rosa Montero en La loca de la casa, un libro que recurre de manera avispada, entre el ensayo y un intento de somera autobiografía. Así lo asevera la misma autora cuando confiesa que empezó a idearel libro pensando en un ensayo sobre literatura, sin darse cuenta que más tarde le nacería un nombre muy peculiar que sugiere a la tan alocada imaginación, que habita en aquellos parajes donde la vidamisma es contada con otro nombre y en otra dimensión.
La autora cita a la frase de Julio Ramón Ribeiro “Cuando recobro la razón, me vuelvo loco” esto haciendo un parangón con lo que añade delQuijote en su agonía, que al recobrar la razón, al salir de su delirio, de aquella locura tan sustancial; la realidad misma resulta una simple caja de tormento, causa por la cual le sobreviene la muerte.“Uno escribe siempre contra la muerte” dice la escritora, refiriéndose al enajenamiento que uno experimenta cuando escribe, tan intensamente, que se es eterno mientras se inventa historias.
“Laspalabras tratan de decirnos más de lo que escuchamos”, esto parafraseando lo que ya se dijo en otrora. Rosa Montero añade “Son mañosas las palabras, rebeldes y huidizas. No les gusta ser domesticadas.Domar una palabra (convertirla en un tópico) es acabar con ella”. Más adelante vuelve a referir algo parecido “Una idea escrita es una idea herida y esclavizada a una cierta forma material (…)”. Puesjamás seremos lo suficientemente locos para entender las locuras que podamos imaginar ni lo suficientemente cuerdos para escribirlas del mismo modo que las imaginamos.
“A veces tengo la sensación...
tracking img