La luna de las hojas secas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1079 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La luna de las hojas secas

Y si el loco fuera yo? -le preguntó, a su mujer, sin esperar respuesta. Esa frase, sin sentido o hilación con la charla previa, sonó más a reflexión que a duda; una reflexión que sólo él entendía, y que le cayó encima desde que, en la primera clase, el profesor de realidad nacional dijo que: “los locos, viven en un mundo que se produce-reproduce en su lógica privada,un mundo que es real para ellos, y como tal lo disfrutan”.

Pero… si el loco fuera yo y, en verdad, no estuviera aquí hablando contigo; si tú no existieras más que en mi imaginación de loco ignorante de su mal; si no existiera nada de lo que creo que existe: ni la casa, ni los niños, ni el trabajo, ni los amigos, sino que fuera como esos locos que a diario vemos en la calle hablando con elaire… allá está “Chepeloco” tirándole piedras a los perros anaranjados que lo persiguen, insultándolos en un dialecto inédito, y del que sólo podemos adivinar su significado de mundano odio, porque los jeroglíficos verbales terminan en un rotundo “papuuuta”. Más allá, acostada en una cuneta que luce tibia y placentera, la “Cuerpuechucho” arrulla un trapo viejo y orinado, creyéndolo su hijo.

Ellos,si lo pensamos bien, creen que están hablando con alguien real, y nosotros, que nos creemos cuerdos, nos reímos con ganas porque los vemos hablar, gritar, reír, en un mundo que sólo existe para ellos, que ignoran que son locos.

Pero, si el loco fuera yo y ellos los cuerdos, no sabría que se están riendo de mí, que el encerrado soy yo, que el engañado soy yo. Y si la loca fueras tú y yo noexistiera –susurró- y crees que estás hablando conmigo, pero en realidad estás, ahorita, hablando sola en la calle, mugrienta y… ¡Ya cállate, por la gran puta! –le ordenó-; si sigues diciendo eso me volverás loca… y le dio la espalda para convocar un sueño que -por esa cavilación comparativa y nostálgica del recuerdo frente a una realidad irreal- se tornó huraño; una reflexión que, fosilizada en sumente, se convertía en la explicación de su suicida y contradictorio andar por este mundo, que se ve de una forma y se vive de otra; que le hace reír cuando debe llorar; que le hace escoger lo doloroso, neciamente, como si esa fuera la fórmula para evadir la agonía de entender la realidad.

Fue el frío feroz de la calle –recién desalojada por las jaurías municipales- lo que lo despertó demadrugada; el frío… y el sonar incesante de las hojas secas que alguien había puesto bajo su cabeza enmarañada por la miseria. Al principio, no supo qué pasaba, hasta que recordó las palabras que la noche anterior había compartido con ella: “y si el loco fuera yo”.

Un escalofrío animal le recorrió el cuerpo, de norte a sur, mas no fue provocado por el frío, ni por la fantasmagoría lunar que sederramaba sobre la levedad de su sueño, sino por la certeza de una respuesta que no se quería dar, pero que se prendía de su estructura ósea de una forma tan fiel como el mal aliento.

Sin embargo, sus manos cenicientas y artríticas, por el escarbar en vano, no fueron un recurso idóneo, y por eso la tibieza de su piel le pareció ajena, tan ajena como la calle que cobijaba su cuerpo lleno de recuerdosabsurdos que no correspondían con la imagen venida, pues, recordaba estar saludando a su mejor amigo, pero se veía saludando a un árbol; recordaba estar trabajando afanosamente en su oficina de gobierno, pero se veía sentado en un basurero, hurgando barriles vacíos y apartando papeles fisiológicos; recordaba sus manos llenas de alhajas de oro, y se veía los dedos con anillos de plástico. Recordabaestar haciendo una cosa y se veía haciendo otra.

La confusión creció, una confusión que –desde la ventana donde se asoma el recuerdo de sus palabras- parecía más bien un entrar en paradójica razón, pues le llevaba a concluir que: el loco era él. Se sacudió los ojos, como para deshacerse de lo que miraba, pero, todo seguía siendo tal cual era: una irrealidad real que sólo supo descifrar hasta...
tracking img