La luz

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 69 (17241 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
The light.

The light

La segunda temporada de Between Ghosts and Humans. By; Daniella – Twitter@ItsLikeSticky All Rights Reserved. ©

1

The light.

Por un momento sentí Como si mi corazón dejara de latir. Pero luego latió tan rápido que Tenía miedo que fuera a explotar.... Y me encontré en un vacio inexistente, Entre la vida y la muerte...

2

The light.

I
— ¡Eso no escierto! —Exclamé divertida ante la escena de celos que Joe estaba haciendo. —Claro que sí. Te miró más a ti que a la cuenta —refunfuñó—. Pude haberle dado tres centavos por la comida y él ni cuenta se hubiera dado —Sus expresiones se tensaron, detuvo mi caminar y me miró fijamente. Luego, cruzó sus brazos frente a su pecho. Después de tanto aguantarme solté una carcajada y me le tiré encima. —No lopuedo creer… —admití aún ahogándome entre risas—. ¿Estás celoso en serio? Joe me apartó con mucha delicadeza y noté que lo que decía no le causaba ni una pizca de gracia. Guardé la compostura muy difícilmente; aún había risas que se querían escapar de mi boca. —Sí. Su seriedad me sorprendió. Él nunca está serio… ¡Es Joe! Al comprender que lo decía en serio, las risas y todo lo divertido del tema sedesapareció de repente. —Pero no tienes que estarlo —me acerqué de nuevo y enrollé mis brazos en su cuello. Esta vez, sus brazos rodearon mi cuerpo aceptando el abrazo. —Pues lo estoy —Su voz ronca le dio un toque brusco a su respuesta rápida. Al notar que no estaba enojado, me reí de nuevo. Su cuerpo se tensó a mí alrededor de nuevo y de mis labios salió un largo y sonoro suspiro. Me alejé un pocode él para ver su rostro mortificado y sus ojos cerrados. Subí mi mano y con la punta de mis dedos acaricié con calma y suavidad su rostro, sus expresiones se fueron relajando de a poco, manteniendo sus ojos cerrados. — ¿Qué ocurre, Joe? —Es solo que… —suspiró—. No me agrada —abrió sus ojos de golpe para fijar su profunda mirada en los míos. —Am… ¿Me explicas? No te sigo. —No me gustó que se tequedara mirando así. Es algo que no puedo impedir y me molesta demasiado —dijo en un tono muy serio—. Me da esa sensación de que hay otros esperando por ti y que… —suspiró— te puedo perder. —Concluyó. Mi corazón dio un salto y empezó a latir descontrolado. Mi mente no comprendía sus palabras, y después de segundos, que parecieron horas de silencio, mi mente aún no procesaba nada. —Eso no tienesentido —comenté dando una opinión para ambos. Y en “ambos” está incluida también mi mente. — ¿A no? —Preguntó con la confusión impresa en su rostro. — ¡No! Se supone que yo soy la que tiene miedo de perderte —respondí algo ofendida. Y ni idea de donde salió ese sentimiento. Joe sonrió ampliamente, como siempre lo hacía. La verdad, Joe siempre me había parecido mayor, menos cuando sonreía. — ¿Por quécrees que me perderías? —No lo sé —traté de sonar sarcástica y casi no lo logro—. Tal vez me quieras dejar por la rubia que está sentada a diez metros de distancia que no ha dejado de verte el trasero. Carcajeó. Esa fue su respuesta; una divertida y sonora risa.

3

The light.
Giró medio cuerpo para ver aquella esbelta chica con espectaculares ojos claros y cuerpo de envidia. — ¡Oye, tú!—Gritó y no pude creer lo que hacía. Me quedé paralizada—. ¡Sí! ¡Tú, la chica rubia de lindos ojos! —La aludida lo miró seductora, sonrió y le hizo un gesto con la mano en forma de saludo. Y comenzó a acortar la distancia entre nosotros. Amé sus zapatos, pero en serio odié la forma en que caminaba moviendo sus caderas de un lado a otro como una cualquiera. — ¿Podrías dejar de mirar mi trasero? —DijoJoe aún en un tono alto antes de que ella se acercara lo suficiente. La chica lo miró confundida y en serio avergonzada. Me sentí tan… bien. Tapé mi boca de la impresión, para que al menos no me vieran con la boca bien abierta de la impresión. —Por cierto, ella es mi novia, Jessica —él terminó de acercarse a ella y se situó a su lado— . ¿No es hermosa? —sonrió—. Y la muy torpe piensa que la...
tracking img