La melancólica muerte del chico ostra

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2689 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Tim Burton

La melancólica muerte de Chico Ostra
Traducción de Francisco Segovia

Edición bilingüe ilustrada por el autor

EDITORIAL ANAGRAMA
BARCELONA

The Melancholy Death of: Oyster Boy & Other Slories Rob Weisbach Books Nueva York, 1997

Título de la edición original:

Diseño de la colección: Julio Vivas Ilustración del autor

Primera, edición: diciembre. 1999 Segundaedición: diciembre 1999 Tercera edición; enero 2000 Cuarta, edición: febrera 2000

© TimBurton, 1997 © EDITORIAL ANAGRAMA, S.A., 1999 Pedró de la Creu, 58 O8034 Bar-ceíona ISBN: 84-339-6899-8 Depósito Legal: B. 7470-2000
Printed in Spain

A&M Gráfit, S.L,f 08130 Santa Perpétua de Mogoda. Barcelona

Para Lisa Marie

Palillo y Cerilla enamorados
Palillo quería a Cerilla con un amor muyvehemente. Amaba su delgadez que veía muy ardiente.

IO

Entre palillo y cerilla ¿puede arder una pasión? Así fue. Y en un segundo ella lo volvió carbón.

11

12

El chico robot
Eran gente coman los señores Bastida. Un feliz matrimonio de reposada vida. Una tarde les dieron una noticia espléndida que dio al señor Bastida una alegría obstétrica: ella seria mamá... ¡Yél iba a ser papá!
Peroalgo raro había. Algo andaba muy mal. No era humano el bebé que una tarde nació.

No era un bebé-bebé, que era un bebé-roboc. No estaba —ni de lejos- corno para comérselo.
Tenía hecha la cabeza de material eléctrico. No era tibio ni tierno ni cubierto de piel. Era pura hojalata, aluminio, oropel. Se quedaba tumbado con los ojos abiertos, muy quieto y muy callado, y ni vivo ni muerto,

Puesa decir verdad sólo cobraba cierto ánimo, cierto aliento y aspecto saludable si se enchufaba a la pared con un largo cable. Don Bastida, enojado, le reclamó al doctor: «¿Qué le ha hecho a mi niño? ¡Dígame, por favor! No es de carne ni hueso ni tiene corazón. ¡Lámina de aluminio! ¡Una simple aleación!» Dijo el doctor: «Lo que ahora mi boca le dirá le podrá parecer sin duda un gran descaro, pero aunasí yo debo decirle la verdad: y es que, señor, usted no puede ser el padre de este niño (quizá niña) tan, tan, tan raro. Nos falta aún poner dos, tres o cuatro sondas en las venas y arterias de la sufrida madre, pero el papá es un horno... horno de microondas.»

16

El matrimonio quedó así hundido y era una eterna disputa espantosa: ella no soportaba a su marido y él sentía un gran odiopor su esposa. Nunca le perdonó que concubina hubiese sido -en forma poco honrosa— de un grasiento aparato de cocina. Creció el chico robot y se hizo mocetón. Aunque la gente se confunde y jura que el muchacho es un cubo de basura.

18

La mirona
Yo conocí una chávala que no hacía sino mirar. No había poder ni alcabala que lo pudiera evitar. ¿Qué más le podía importar? Sólo mirar y mirar. 20

Se ponía a mirar el suelo,

21

22

Se ponía a mirar el cielo.

Horas y horas ve que v Y nadie sabía por qué.

dejó a sus ojos gozar de unas buenas vacaciones,

Ojos de clavo
El niño de ojos de clavo terminó de montar su árbol de estaño en un solo día. Pero se veía muy raro pues él mismo no veía.

31

La niña de muchos ojos
Por poco me da un ataque paseando undía en el parque porque me encontré una niña que muchos ojos tenía. Era en verdad muy hermosa (¡me tenía impresionado!) pero vi que tenía boca y acabamos conversando. Hablamos del mar, los peces y sus cursos de poesía, y del lío que tendría si necesitara lentes.

Es estupenda esa chica que con tantos ojos mira, mas ce deja hecho una sopa cuando se entristece y llora.

33

Chico Mancha
Decodos los superhéroes hay uno que es el más raro: no tiene muchos poderes ni es su coche el más caro. Junco a Superman o Batman no parecerá muy épico, pero es de veras espléndido y Supermancha lo llaman.

34

Aunque no puede correr tan veloz como una lancha, tiene el extraño poder de dejar siempre una mancha. Le molesta que su don no sea en el aire volar, sino tener que pagar de lavandería...
tracking img