La modernidad nos ha robado la libertad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1939 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ENSAYO: ¿Quién me ha robado la Libertad?
Francisco Parra Riquelme - Patricia Valderrama Herrera

Nos gustaría preguntarnos sobre la libertad del hombre, tema que aflora explícita o implícitamente en los textos abordados durante el semestre (a la fecha).
Sin duda, hemos querido preguntarnos ¿Dónde está la libertad?, ¿A dónde se ha ido? ¿La hemos perdido? ¿Existe la libertad?
Sabemos que alpreguntarnos sobre lo que ha ocurrido con nuestra libertad, estamos presuponiendo que ésta se ha deteriorado o por lo menos que ya no ejerce como tal; ¿qué nos hace pensar eso?, mas que nada la lógica del sentido natural que nos entrega la palabra libertad, descrita en primera instancia por la RAE (2001) como la “facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar,por lo que es responsable de sus actos”. También nos gustaría considerar la propuesta conceptual que hace Kaulino (2009) la que entiende como: “la libertad individual es la que permite a cada individuo ser el artífice de su propia vida privada, es decir, concierne sólo a cada individuo qué hacer con su propia existencia y decidir que es lo mejor para sí mismo. La única exigencia es el respeto porla libertad del otro, lo que implica, desde luego, un saber ponerse en el lugar del otro”.
Desde aquí, llegamos a preguntarnos si ¿la libertad es posible en la Modernidad? No negamos que se empiezan ya a anidar distintas hipótesis, que nos permiten cuestionar nuestra forma de ser humanos, en la actualidad.
Entenderemos que la libertad es parte del hombre, lo caracteriza, le ha otorgado el poderde elegir su manera de actuar, de acercarse al bien o al mal, según estime conveniente (Aristóteles, 1994; San Agustín, 1999, Savater, 1994). Aristóteles (1994) plantea que el hombre por inclinación natural se encuentra en constante movimiento, tendiendo siempre hacia un fin superior (felicidad) que orientará todas sus intenciones al bien común (es bueno) y que -bien acostumbrado- usará suvoluntad para actuar con virtud. En este sentido, de estructura teleológica (hacia un fin), Aristóteles describe a un hombre que orientará su conducta –actuará éticamente- buscando el anhelado fin último, a través de su actuar virtuoso. Esto, nos da a entender que existe un sentido para la libertad del ser humano: encontrar su propia felicidad.
No tan lejos de estos postulados se encuentra San Agustín(1999), quien plantea que el hombre es obra de Dios, y todo lo que proviene de Dios es bueno, sin embargo el hombre es libre, tiene su futuro abierto (es incierto, vacío, goza de libre albedrío), por lo tanto puede ser corrompible por su propia voluntad. Es decir, es la libertad que Dios le ha dado al hombre la que le permite al mismo hombre acercarse o alejarse del bien.
Hasta aquí, no hemos dedebatir la libertad en el hombre, sino más bien la reconocemos como parte de él. El cuestionar si la naturaleza del hombre es buena o mala, o si es responsable o no, es parte de otra discusión, pero nos permitiremos dejar abierta la pregunta para su posterior reflexión. ¿El hombre es bueno por naturaleza?.
Lipovetsky (1994) plantea que cuando surge la modernidad, también surge una moral que selibera de las creencias religiosas (Iglesia); así, la sociedad moderna tiene inscrita valores laicos. En este contexto moderno, surgen los postulados de Kant, quien re-estructurará la ética del hombre orientándola a una lógica del deber absoluto: el hombre ya no actúa hacia un fin, sino más bien por un deber (es decir, desde la estructura teleológica: fin, a la deontológica: deber-), lo que generaráun cambio radical en el modo de ser ciudadano.
En esta limpieza de lo subjetivo, de lo religioso, Kant usará la razón como posibilidad de universalizar máximas, que permitirán delimitar lo bueno y lo malo (universalmente), que se generarán a través de imperativos categóricos (mandatos morales) que se deben cumplir de forma absoluta (Kant, 2001). Es aquí cuando se nos comienza a armar un nudo...
tracking img